Gondomar exige bus metropolitano

Vecinos protestan en Pontevedra por el «agravio» de pagar más y no tener servicios


gondomar / la voz

No se puede decir ni más claro ni más alto. La Asamblea Veciñal por un transporte público colectivo digno para Gondomar se movilizó ayer en Pontevedra para pedir la inclusión de su municipio en la red de transporte metropolitano de Vigo. Decenas de personas, pancartas en mano, se concentraron delante del Servicio de Mobilidade de la Xunta y presentaron en el registro unas 1.100 firmas reclamando una inclusión que que no se ha hecho efectiva aún pese a que la corporación municipal aprobó su incorporación en el pleno de febrero del año pasado. Los vecinos advierten también de los perjuicios que conllevan las reiteradas supresiones en las líneas y frecuencias del transporte, indica su portavoz, Manuela Rodríguez Pumar.

Los afectados no encuentran explicación ante el «desprezo» de no haberles contestado a la petición de una reunión con la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez, solicitada en mayo ni que, pese a contar con dos concesionarias en el municipio «teñamos o peor servicio da área metropolitana de Vigo e o máis caro, con diferencia».

Los vecinos de Gondomar explican que pagan el triple por viajar en autobús que si tuvieran la tarjeta con las bonificaciones que conlleva y que sus menores de 19 años son los únicos de la comarca que han de pagar el servicio.

Del listado de «agravios» que aseguran sufrir en el «históricamente precario servicio de viajeros y los municipios limítrofes», destacan el problema de no poder viajar directamente en el autobús de la empresa ATSA desde Gondomar a Vigo por el conflicto de competencias con la otra concesionaria. Recuerdan además que hace ya cinco años que ATSA eliminó la mitad de las frecuencias a Vigo, que no disponen de transporte hasta la universidad, ni con los demás ayuntamientos de la comarca ni siquiera entre las parroquias de Gondomar. Melytour también eliminó desde el 30 de julio frecuencias a Vigo y algunas de las que comunicaban las parroquias con la ciudad olívica.

El último cambio afecta directamente a los 3.800 vecinos de Morgadáns, Peitieiros, Chaín y Couso (un 24% de la población del total), a los que se les ha dejado sin las líneas a Vigo de las siete y las ocho de la mañana. La asamblea vecinal advierte de que los afectados han de ir por medios propios hasta el centro para coger el autobús o ir al médico. Incluso de posibles pérdidas de empleos. «Mujeres la mayoría, con trabajos de jornada y salario reducidos, pero muy necesarios para su economía», indican.

El alcalde, Paco Ferreira, también participó en la concentración de los vecinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Gondomar exige bus metropolitano