El vehículo en el que falleció un joven en Gondomar con un conductor ebrio iba a 200 kilómetros por hora

El investigado será juzgado por los delitos de conducción temeraria y homicidio imprudente


Redacción

A 200 kilómetros por hora en una vía de 50 y en estado de ebriedad. Así circulaba el conductor del vehículo que se acabó estrellando al salirse de la vía en Gondomar y donde murió un joven de 25 años el 18 de septiembre del año pasado. Regresaban a sus domicilios tras una noche de diversion. José Antonio Puentes Veiga murió días después a causa de las fuertes contusiones que sufrió en la brutal colisión que se produjo en la carretera PO-340, en un tramo urbano entre el centro de la villa condal y A Ramallosa. La víctima viajaba en el asiento trasero y se cree que no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Otros dos ocupantes resultaron lesionados.

El titular del juzgado de instrucción número 8 de Vigo acaba de culminar la instrucción y ha dictado un auto por el cual el conductor será juzgado por presuntos delitos de conducción temeraria y homicidio imprudente. La resolución ha sido trasladada al Ministerio Público para que formule un escrito de acusación y solicite la apertura de un juicio oral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El vehículo en el que falleció un joven en Gondomar con un conductor ebrio iba a 200 kilómetros por hora