«La situación es delicadísima y necesitamos ayudas»

Balonmano El presidente del Cangas espera que las instituciones respondan para salvar a un deporte muy tocado por la pandemia


vigo

El Cangas presentó está semana la documentación relativa a ingresos, gastos, previsiones de taquilla, socios, subvenciones y demás datos relevantes sobre el escenario económico que se le plantea. Asobal se lo ha requerido a los clubes de la máxima categoría del balonmano español como un primer paso para tratar de que el Consejo Superior de Deportes rescate a los clubes, que atraviesan debido a la pandemia una situación que el presidente de la entidad canguesa, Alberto González, califica de «no delicada, sino delicadísima».

Acusan la falta de ingresos por taquilla, a lo que se suma que los socios se redujeron en alrededor de un 50 %, calcula el sucesor de Manuel Camiña. «Teníamos presupuestados unos 75.000 euros, como el año pasado, y este año no vamos a llegar ni a los 20.000», revela. Para intentar suavizar la caída, optaron por una segunda campaña de captación, pero son conscientes de que lo tienen verdaderamente complicado. «Mientras, seguimos teniendo los mismos gastos de seguridad social, nóminas de trabajadores... Y ahí no solo se incluye a jugadores, también a entrenadores de la base», subraya.

González ve «factible» que se realice un rescate que considera muy necesario dada la imposibilidad de los clubes de buscar ahora mismo otros ingresos para subsistir. «En nuestro día a día buscamos ayuda y financiación para seguir adelante con el club, puerta a puerta y pidiendo ayuda a los patrocinadores», comenta. Pero estos también viven momentos extremos y tampoco les compensa de la misma manera. «En este mes no está previsto que se pueda acudir a ningún partido. La gente se ve desenganchando y los patrocinadores, si no ven su publicidad y gente allí, también se desenganchan», recuerda al tiempo que se muestra comprensivo con el duro trance por el que pasan también las empresas.

El presidente recuerda que en un club como el Cangas, los socios suponen una cantidad importante. «Ahora no puedo decir que sea cero, porque al principio metíamos a 60 o 70 personas, pero llevaremos 1.500, 2.000 o 3.000 euros, cuando en un partido normal, si venía el Barcelona, podían ser 8.000 o 9.000». A la medida del aforo reducido se sumaba la imposibilidad de vender cualquier tipo de comida o bebida, lo que supone la desaparición de los ingresos de la cantina, aparte de que tampoco podían vender rifas.

En la asamblea de socios decidieron crear modalidades de abonos distintos de los habituales al no estar garantizada la asistencia de público a O Gatañal. «Se estableció un tipo de carné diferente, de socio colaborador. La cuota es de 40 euros anuales, cuando antes un socio normal pagaba 95 y el familiar, 130 o 140», especifica González.

Garantiza que esta temporada tienen instrumentos para «capear el temporal», pero le preocupa más el futuro a medio y largo plazo si la situación se prolonga en el tiempo o las consecuencias siguen haciendo mella en temporadas venideras. «No tenemos garantizado nada. Si se quiere mantener una competición en un deporte tan importante a nivel nacional e internacional como es el balonmano, necesitamos esas ayudas», reivindica.

El bronce como reclamo

Alberto González cree que el bronce que logró el pasado fin de semana la selección española de balonmano en el Mundial de Egipto tiene que ser un argumento más para que se ayude a los clubes. «Recientemente hemos quedado terceros del mundo y la liga Asobal es el escaparate de todos los chavales que practican el balonmano, cuya situación se agrava poco a poco», lamenta.

«La medalla debe ser un motivo más para que las instituciones nos ayuden. El pueblo no solo vive del fútbol, hay más deportes que necesitan apoyo», reclama. Entiende que la selección da mucha visibilidad al país con sus éxitos y que corren el riesgo de que eso se pierda. «Si se deja morir al balonmano, la gente practicará otros deportes donde tengan más posibilidades de desarrollo», advierte.

El presidente del Cangas pone el foco en que los clubes realizan «una actividad económica que genera puestos de trabajo», aparte de realizar «una labor social con los chavales». Dice no temer a día de hoy por la viabilidad del club, pero avisa de que «los problemas se pueden multiplicar por el doble o el triple» si no se les pone freno cuanto antes. Todos los clubes están igual.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La situación es delicadísima y necesitamos ayudas»