Los comuneros crean una barrera de frondosas contra incendios en Cangas

Especies como el carballo y el castiñeiro ocuparán más de 30 hectáreas


cangas / la voz

«Nuestro monte es muy periurbano, por eso hay que plantar especies autóctonas para evitar que ardan». Es la premisa de la que parte José Manuel Cordeiro, presidente de la comunidad de montes de Darbo, y que sirve de base a las actuaciones de la entidad. Los comuneros de esta parroquia del municipio de Cangas quieren librar a sus montes de los temidos incendios y evitar riesgos a las viviendas que sortean el arbolado. Para ello tienen previsto afrontar una gran actuación en la zona de San Roque, en Serra Nacente y Ponente. «Sacamos los eucaliptos que están cerca de las casas y lo siguiente será repoblar con árboles de la zona. Ahora tenemos que hacer el proyecto», explica el presidente.

En total actuarán sobre una superficie de entre 30 y 40 hectáreas y plantarán castiñeiros, carballos y bidueiros. La idea es coger los esquejes de otras zonas pobladas con estas especies y, si es necesario, comprar algunos nuevos. No se crearán cortafuegos, ya que será al propio arbolado autóctono el que actuará como tal, formando lo que se conoce como cortafuegos verdes, autenticas barreras ante los incendios que impiden la fácil propagación hacia el casco urbano.

«En Serra Nacente todos los años hubo algún incendio, aunque pequeños, fáciles de apagar, pero es mejor prevenir», comenta Cordeiro. Recuerda que cuando fueron los incendios tan graves en el área de Vigo, las zonas que estaban con plantación de castaños se comportaron mucho mejor y se apagaron con más facilidad.

Uno de los problemas a los que se enfrentan ahora los comuneros es a la limitación del número de voluntarios. Debido a la pandemia los grupos de personas tienen que ser reducidos y mucha gente evita incluso acudir, pese a que habitualmente los vecinos colaboran de buena gana.

La eliminación de eucaliptos no supone para la comunidad de montes muchos ingresos debido a la ubicación. «No pagan mucho; si estuviesen en planicies valdría el doble, pero al estar en monte hay que arrastrarlos con cables y es más costoso», indica el representante.

 La comunidad de Darbo ya actuó de forma similar en Varalonga, en la ubicación del antiguo vertedero, donde se hizo un arboreto con la ayuda de los colegios.

Otra de las iniciativas de los comuneros ha sido la creación de un parque forestal en Varalonga, en la que colaboraron el Concello y la Diputación. Supuso una inversión superior a los cien mil euros y se desarrolló en dos anualidades.

Próxima actuación el domingo

La próxima actuación tendrá lugar mañana en la zona conocida como A Rocha. El punto de encuentro para los voluntarios que quieran acudir a la cita es el Balcón do Rei a las 10.30 horas y se prolongará hasta las 13.30. La actuación consiste en eliminar los eucaliptos que han ido brotando, por lo que los participantes tendrán que llevar las herramientas adecuadas, ya que algunos brotes más pequeños se pueden arrancar a mano, pero otros requerirán de hachas o de otras herramientas. También es conveniente llevar calzado cómodo y guantes para evitar heridas.

La comunidad de montes de Darbo puso en marcha la primera brigada de eliminación de eucaliptos de la comarca hace casi un año en colaboración con la asociación Verdegaia. En aquella ocasión los voluntarios arrancaron brotes en los montes de San Roque para evitar que volvieran a repoblar un área forestal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los comuneros crean una barrera de frondosas contra incendios en Cangas