Los comuneros crean una barrera de frondosas contra incendios en Cangas

María Jesús Fuente Decimavilla
maría j. fuente CANGAS / LA VOZ

CANGAS

Meira Paz

Especies como el carballo y el castiñeiro ocuparán más de 30 hectáreas

09 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Nuestro monte es muy periurbano, por eso hay que plantar especies autóctonas para evitar que ardan». Es la premisa de la que parte José Manuel Cordeiro, presidente de la comunidad de montes de Darbo, y que sirve de base a las actuaciones de la entidad. Los comuneros de esta parroquia del municipio de Cangas quieren librar a sus montes de los temidos incendios y evitar riesgos a las viviendas que sortean el arbolado. Para ello tienen previsto afrontar una gran actuación en la zona de San Roque, en Serra Nacente y Ponente. «Sacamos los eucaliptos que están cerca de las casas y lo siguiente será repoblar con árboles de la zona. Ahora tenemos que hacer el proyecto», explica el presidente.

En total actuarán sobre una superficie de entre 30 y 40 hectáreas y plantarán castiñeiros, carballos y bidueiros. La idea es coger los esquejes de otras zonas pobladas con estas especies y, si es necesario, comprar algunos nuevos. No se crearán cortafuegos, ya que será al propio arbolado autóctono el que actuará como tal, formando lo que se conoce como cortafuegos verdes, autenticas barreras ante los incendios que impiden la fácil propagación hacia el casco urbano.

«En Serra Nacente todos los años hubo algún incendio, aunque pequeños, fáciles de apagar, pero es mejor prevenir», comenta Cordeiro. Recuerda que cuando fueron los incendios tan graves en el área de Vigo, las zonas que estaban con plantación de castaños se comportaron mucho mejor y se apagaron con más facilidad.