Cangas prohíbe a los foráneos acercarse a sus playas en coche

Monica López Torres
Mónica Torres CANGAS / LA VOZ

CANGAS

Serafín Valladares

Vecinos, segundos residentes y clientes de hoteles tendrán tarjetas de acceso. Los demás deberán andar uno o dos kilómetros

24 may 2020 . Actualizado a las 13:23 h.

Cangas ha decidido restringir el acceso rodado a sus arenales. La medida entra en vigor ya, al mismo tiempo que la segunda fase de la desescalada. A partir de mañana, según indicó el Concello, los foráneos que quieran tomar el sol o darse un baño en alguno de los 38 arenales del municipio tendrán que aparcar el coche y ponerse a caminar, salvo que estén hospedados en hoteles de la villa.

No habrá medidas especiales en los arenales con motivo del coronavirus, pero en Cangas han ideado otro sistema para que no se produzcan grandes aglomeraciones. El gobierno local, que preside Xosé Manuel Pazos Varela (ACE), prevé que puedan acceder con sus vehículos solo los residentes en el municipio y también los propietarios de segundas residencias en el mes de junio, momento en el que, en teoría, no será posible saltarse las vallas que han empezado a colocarse en el entorno de arenales como el de Menduíña, en la ría de Aldán, sin exponerse a la correspondiente multa.

Según avanzó el regidor municipal, las pegatinas para los coches se repartirán, además de a los vecinos con coche, entre los hosteleros y gerentes de casas rurales u otros alojamientos turísticos para que ellos puedan facilitársela a sus clientes únicamente durante la estancia en sus establecimientos.