Se barajan cuatro identidades del fugado y los dos detenidos no lo reconocen en ninguna

El juzgado de Cangas ordena el ingreso en prisión provisional y sin fianza de los dos tripulantes de Ecuador arrestados el domingo

Uno de los detenidos, dentro de los juzgados de Cangas para prestar declaración.
Uno de los detenidos, dentro de los juzgados de Cangas para prestar declaración.

CANGAS / LA VOZ

La Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra fue el escenario de una reunión, el lunes por la noche, con los tres actores que participan, a partes iguales, en la investigación. Además de los anfitriones, se citaron representantes de la Policía Nacional y de Vigilancia Aduanera para organizar la investigación, que sigue en marcha. Conocer la identidad del tripulante fugado resulta crucial para seguir atando cabos. La información aportada por las tres partes centra el tiro en cuatro candidatos. Tres gallegos y un cuarto nacido más allá del Paraño.

Se acordó, poco antes de la medianoche, que lo mejor era hablar con los únicos testigos que pueden reconocer al que fue su compañero de travesía, dentro del narcosubmarino, durante los 25 días que duró. Se trata de los dos ecuatorianos detenidos en la playa tras saltar al agua a 80 metros de la orilla. Se bajó a los calabozos para enseñarles las fotos de este póker de postulantes. Pero la estrategia no salió como se esperaba. Los dos ecuatorianos detenidos se encogieron de hombros, negaron reconocer a su compañero de aventuras huido en las fotografías.

«Puede ser por una cuestión de miedo, ya no por ellos, por sus familias», explican en la investigación compartida por Vigilancia Aduanera, Guardia Civil y Policía Nacional. Uno de los integrantes de la terna es un lanchero gallego fugado, para evitar la cárcel, que trabajó siempre para Sito Miñanco. Un piloto avezado y afamado en O Salnés que, por su perfil y situación actual, pudo aceptar el encargo. Pero la falta de respuestas afirmativas deja, por ahora, en el dique seco la identificación del tripulante fugado. El mismo que se encargó de manejar el narcosubmarino esquivando las borrascas que lo zozobraban.

La investigación da por hecho que esperaban apoyo en tierra para la descarga, que se truncó por el mal tiempo, averías y falta de combustible. De ahí que no salieran a recoger la mercancía. Sí les habrían podido dar cobertura para esconderse. Ayer, incluso, se barajó la opción, siempre recurrente y muy próxima, de Portugal. También que huyera a otra zona o buscara refugio en alguna de las muchas residencias de verano que salpican la ría de Aldán en particular y la costa de Cangas en general. Todo suposiciones, el mejor reflejo de que sigue en busca y captura.

El rol de los dos ecuatorianos aparenta ser muy distinto. Además de ayudar en lo necesario durante el trayecto, serían los ojos y los oídos de los proveedores para constatar que nada salía mal. También para, en el caso de frustrarse, relatar en qué circunstancias se vino abajo este gran negocio valorado en más de 100 millones de euros. Ambos detenidos, ayer, pasaron a disposición judicial en Cangas. Se negaron a declarar, igual que antes los investigadores, para acabar ingresando en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Después fueron trasladados al puerto de Aldán para asistir al izado del submarino y su posterior registro. Cuando finalice, el artefacto será trasladado a la Escuela Naval de Marín.

 

El mayor alijo incautado en suelo gallego desde el 2007

J. R.
Imagen del alijo de la operación Piraña, con 4.000 kilos de cocaína
Imagen del alijo de la operación Piraña, con 4.000 kilos de cocaína

Ese año se aprehendieron 4.000 kilos de cocaína en la operación Piraña

El alijo de más de 3.000 kilos de cocaína requisado el domingo en la ría de Aldán es uno de los mayores logros en Galicia después del de octubre de 2007, en el que fueron aprehendidos 4.000 kilos de esta sustancia en el marco de la llamada operación Piraña. Esta es una cronología de los mayores alijos incautados en aguas de la zona de Vigo desde 1996 con la operación Santo.

La Policía Nacional requisó 1.100 kilos de cocaína a bordo del barco San José II -rebautizado en Togo como Anita-, cuando a unas 70 millas de Vigo esperaba la llegada de otras embarcaciones a donde traspasar el alijo, cargado el 4 de octubre frente a las costas de Barbados. La operación, coordinada por el juez Baltasar Garzón desde hacía un año, se desarrolló en Galicia, Cáceres y Almería y se saldó con la detención de veinte personas, entre ellas el ex guardia civil José Luis Orbaiz Picos, el presunto capo José Santorum Viñas, O Can, y la tripulación del barco, integrada por tres españoles, cuatro senegaleses y un togolés.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Se barajan cuatro identidades del fugado y los dos detenidos no lo reconocen en ninguna