Las obras del corredor de O Morrazo causan retenciones en los tramos de autovía

Los conductores se quedan atascados durante más de 40 minutos y protestan por la falta de información


vigo / la voz

La puesta en funcionamiento este año de los primeros kilómetros de la autovía de O Morrazo no bastan para evitar las habituales retenciones en la operación salida hacia las playas de Cangas, Bueu y Moaña. Los dos tramos desdoblados del corredor se colapsaron durante la mañana y primera hora de la tarde de ayer como consecuencia del embotellamiento que se produce en el enlace entre la AG-46 y el corredor a la altura del núcleo de Meira. Allí todavía se está trabajando en la conversión de la vieja carretera en autovía, el final de las obras está previsto para el próximo año. «Tardamos en hacer ese pequeño tramo de autovía 45 minutos», protesta uno de los conductores afectados por el atasco. Las escenas de tráfico lento volvieron a producirse a última hora de la tarde, en la operación regreso hacia Vigo.

Los problemas de fluidez que se registran principalmente los fines de semana, cuando el volumen de vehículos que circulan por la autovía aumenta al ser la principal vía de comunicación para dirigirse a las playas de O Morrazo. La razón por la que se ralentiza la marcha de los coches está en el nudo que conecta los dos tramos de corredor ya desdoblados con el que todavía está en fase de ejecución, de un solo carril. Además, los conductores se ven obligados a tomar un pequeño desvío para luego regresar a la vieja carretera, con lo que la velocidad se reduce y provocando las molestas y tradicionales retenciones de esta época del año.

«Si hubiese algún panel informativo habríamos elegido otro camino y nos ahorrábamos todo este atasco», se queja otro de los conductores afectados por los atascos. Las colas fueron kilométricas durante varias horas. La zona en obras está a la altura del núcleo de Meira, en Moaña, y el atasco se extendió hasta Domaio, donde está el nudo que enlaza la autovía con la AP-9, el puente de Rande, la N-554 de Vilaboa o la PO-551.

El final de las obras de conversión del corredor de O Morrazo en autovía está prevista para el verano del año que viene. Las obras en el tramo comprendido entre Meira y la salida hacia Cangas, de 3,8 kilómetros de largo, avanzan a buen ritmo. Mientras que los dos primeros tramos fueron inaugurados en mayo.

Estos problemas no afectaron solamente a la autovía de O Morrazo. El carril exterior del puente de Rande, en dirección a Moaña, actúa también como un cuello de botella que afecta a la circulación. La mayoría de conductores decide tomar el nuevo carril para desviarse luego hacia O Morrazo, muchos de ellos desconocen o prefieren evitar el tablero central, a través del que también es posible tomar la misma salida. Esta decisión contribuiría a la descongestión de los carriles de salida de Vigo hacia las playas del otro lado de la ría en hora punta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las obras del corredor de O Morrazo causan retenciones en los tramos de autovía