Cangas sigue en armas y en el Miño se prohíbe la extracción de arenas

Varias localidades de la provincia se suman a los planes de choque contra los efectos de las drogas


vigo / la voz

Lois Pena versus Cangas o la segunda entrega de la rebelión en O Morrazo podrían ser nuevamente los títulos escogidos para el anual de 1989. Las obras de la alameda vieja y la contribución siguieron encrespando los ánimos hasta tal punto que los vecinos impidieron la entrada de los funcionarios a sus puestos de trabajo. En varias ocasiones el alcalde cangués y sus concejales tuvieron que mover las piernas para no sentir la ira del pueblo. Incluso, en el entierro de la exesposa de Pena.

Fueron años duros en O Morrazo también por el rastro de dolor dejado por las drogas. Entre aquel caos surgieron algunas herramientas para poner freno al tráfico de la muerte. Fue el caso de la mancomunidad de prevención y reinserción de drogodependientes. Estaban los municipios de Cangas, Tomiño, Baiona, Redondela y As Neves y Moaña. Este último ayuntamiento, junto a su vecino cangués, vivieron momentos de importantes restricciones en el abastecimiento del agua, lo que llevó a buscar soluciones no siempre entendidas, como ocurrió con la conducción de Teis.

Entre tanta noticia negativa, los habitantes de O Baixo Miño veían cumplida una demanda histórica. El cauce del río, a su paso por las localidades de Tui, Tomiño, O Rosal y A Guarda, quedaba vedado a las empresas extractoras de arena. Se añadía ahora, desde el municipio guardés, la petición del cierre del cámping de Salcidos.

Salvaterra de Miño también se sumó a los municipios premiados con buenas noticias, ya que por fin se acordaba construir un puente sobre el ría para unir la villa con Monçao.

A través de las páginas de La Voz de Galicia, los vecinos de Torneiros le recordaban al alcalde de O Porriño, José Manuel Barros, que tenían los mismos derechos que el resto de sus convecinos, al tiempo que se constituían en comisión gestora para tratar de buscar soluciones a sus problemas diarios.

Helmut Kutin era entonces el presidente mundial de Aldeas Infantiles. En octubre visitó Redondela para conocer el funcionamiento de la aldea que funcionaba en Ventosela desde catorce años antes. Mientras, Tui era visitado por el secretario general dela OTAN. Se decía que un antepasado suyo había nacido en la ciudad fronteriza.

También fue un gran avance para A Cañiza y Crecente la apertura de un nuevo centro de salud en la capital del Paradanta

Tras varias visitas a los juzgados, a mediados de año Rodríguez Quintas, exalcalde de Baiona, era inhabilitado tras haber sido hallado culpable de fraude. Otro exalcalde en problemas fue José de Lis. En un pleno de Gondomar, el político fue recibido con una lluvia de huevos. En Arbo, en cambio, el pleno del 10 de junio fue recibido con albricias ya que no convocaba reunión semejantes desde seis meses antes. Poco después, al margen de la oficialidad, un grupo de vecinos del municipio creaban la asociación cultural Barca de Loimil para potenciar la cultura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cangas sigue en armas y en el Miño se prohíbe la extracción de arenas