El Alex Ferguson del balonmano

Liga Asobal Pillo renueva un año más como entrenador del Balonmán Cangas y vivirá su novena temporada al frente del equipo de O Morrazo


vigo / la voz

Cuando el balón vuelva a volar por O Gatañal, Víctor García, Pillo, iniciará su novena temporada al frente del Balonmán Cangas. Un montón de años para un técnico que se declara partidario de que los entrenadores no se eternicen en los banquillos y que admite haber cruzado en el club la línea que divide lo profesional y lo personal. «Xa o dixen moitas veces, cando deixe o Cangas, o máis probable é que me marche para a casa», reconoce sin tapujos. Porque su relación y la responsabilidad que le suscita su equipo «vai máis aló da interese profesional».

Una semana de desconexión en Alicante, la persuasión del presidente Camiña y los argumentos del director deportivo, Óscar Fernández acabaron por convencer a Pillo de que prolongase un año más su idilio con el Cangas, un romance que va para nueve años y que ya recuerda al que Sir Alex Ferguson mantuvo con el Manchester United durante más de dos décadas. «Non me sinto o Ferguson do balonmán, o que sinto é que a miña relación co Cangas vai máis aló do estritamente profesional, entra no terreo persoal e non sei se será bo iso, pero en todo caso, agradecido pola confianza que depositaron en min», argumenta el preparador. Cada verano eran habituales las llamadas a su puerta de clubes interesándose por sus servicios, pero asegura que este año no ha tenido que rechazar ninguna, «como que xa non estou no mercado», dice entre risas. Él es parte del Cangas.

A pesar de que Pillo es un hombre cerebral, asume que cuando decidió renovar pesó más el corazón que la cabeza. «Sempre digo que un adestrador non debe perpetuarse nun club porque non é bo para el nin para os xogadores, pero a situación é a que é e estou encantado de continuar». Durante las últimas temporadas él fue el artífice de que el equipo alcanzase una quinta plaza en Asobal, se clasificase para la Copa EHF e incluso pasase a la fase final de la Copa del Rey esta campaña. Pero también ha vivido con el corazón apretado las salvaciones en la última jornada y los reveses.

La permanencia de este año sobre la bocina es la que le ha generado mayor desazón. «O primeiro ano en Asobal salvámonos na última xornada pero eramos un equipo moi noviño, as expectativas non eran tan ambiciosas. Unha vez que te instalas na clase media, vas creando un certo estatus e como baixes, créache unha presión engadida a todo», razona.

Esa salvación in extremis en un curso de transición resultó agotador para Pillo, incluso más de lo habitual, por eso en las semanas que quedan antes de ponerse manos a la obra espera recuperar la ilusión y el hambre competitiva. «Teño que tratar neste período de que me volva a ilusión, a gana de traballar e que me vexa non só capaz de adestrar, senón de ter ganas de adestrar, algo que nun club como Cangas é fundamental». Para ello aprovechará las vacaciones, pero sin perder de vista el nuevo proyecto. El noveno con su sello en O Gatañal.

El cambio de ciclo se completa este verano

El Cangas se salvó sobre la bocina, pero detrás del sufrimiento queda una temporada de intenso aprendizaje para el club, que este verano culmina con la marcha de jugadores insignia como David García su cambio de ciclo. Por delante hay mucho trabajo, pero también ilusión.

el desenlace

Madurez y fortaleza

«Foi un curso de madurez intensivo e acelerado», resume Pillo al echar la vista atrás. El equipo se encontró con que jugadores que debían ir tomando el pulso lentamente a la categoría cobrasen un protagonismo y una responsabilidad propia de gente más veterana. Un máster que muchos superaron con nota, lo mismo que la capacidad para reponerse ante la adversidad. «Nós en febreiro parecía que estabamos descendidos e o equipo soportou unha presión brutal, creo que chegamos ao final mellor preparados cós demais».

sorpresas

De menos a más

El año dejó sorpresas positivas como la de Pablo Castro, «un rapaz de 20 anos asumindo galóns defensivos que requiren moita veteranía», el crecimiento de Potic en su puesto con 22 años, el aguante de Muratovic jugando muchos más minutos de los previstos y, sobre todo, el crecimiento coral. «O que está claro é que hai un Balonmán Cangas da primeira volta e outro da segunda», sostiene Pillo

el futuro

Se cierra la reestructuración

Considera Pillo que la marcha de varios jugadores este verano, especialmente la de David García, uno de los jugadores insignia del equipo, cerrará la reestructuración del equipo. «Coa marcha de David culminouse a última fase do cambio de ciclo, o Cangas ten que estar preparado para reinventarse cada ano, para buscar reforzos, con limitacións orzamentarias, porque non imos entrar nun cambio de cromos. Fóronsenos 5 ou 6 xogadores e imos fichar dous ou tres, pero sempre cos pes na terra».

el mercado

Menduíña regresa

Un año después de cambiar el filial del Cangas por el Cisne, Adrián Menduíña hace el viaje inverso. El extremo para incorporarse al primer equipo y pelear por un puesto como extremo. Antes llegó David Chapela, y Pillo espera a un especialista defensivo y un primera línea.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Alex Ferguson del balonmano