Visitantes de O Facho adulteran el yacimiento arqueológico con torres de piedras

El arqueólogo José Suárez denuncia la agresión al santuario cangués


vigo / la voz

La moda comenzó en Cap de Creus, el cabo más oriental de España, y ha llegado este verano a Cangas. Algunos visitantes del histórico yacimiento arqueológico del Facho de Donón se están dedicando a construir torres de piedras, muchas de ellas pertenecientes a las antiguas construcciones.

Su finalidad no está muy clara. La teoría más aceptada en torno a estas torres es que se crean cuando una persona coloca una primera piedra para pedir un deseo. Los demás visitantes continuaron la adulteración y degradación del santuario colocando otra piedra encima, más pequeña. Así hasta conformar varias estructuras que ahora tendrán que ser eliminadas.

El arqueólogo que ha dirigido las excavaciones en O Facho a lo largo de los últimos años, José Suárez, aseguraba ayer que, aunque desconoce el motivo «de esta moda», las construcciones de piedra suponen una agresión y «serán eliminadas cuanto antes».

Lo que ahora pasa por ser una moda sería, en realidad, una tradición que proviene de Corea. Los creyentes, en zonas de carácter religioso como cementerios, colocan estas piedras dedicadas a dos dioses de la naturaleza de su mitología que, se creía, reposaban sus espíritus en los diferentes elementos de la tierra, como las piedras. Amontonándolas esperaban que los dioses les protegiesen o les concediesen deseos buenos a su familia.

Con un motivo menos religioso parece haber llegado a Cangas. Estos cúmulos se encontraron durante los últimos meses en diversos puntos del yacimiento sin que hasta la fecha haya habido una respuesta oficial.

Para el arqueólogo José Suárez, que ha dirigido las campañas de O Facho, no cabe duda de que se trata de «una grave agresión al yacimiento y al patrimonio». Recuerda, no obstante que «el conjunto ya estuvo durante un tiempo sin protección». La situación no es grave: «No se ha destrozado el yacimiento ni ha habido pérdidas, aunque eso no implica que en otra ocasión sí se puedan provocar problemas más graves».

Como medida más urgente, el conjunto arqueológico «va a recibir un proceso de mantenimiento, tanto de limpieza como para desmontar las piedras que han aparecido en los últimos meses». Y sobre todo, anuncia, «tomaremos medidas para que esto no vuelva a ocurrir».

O Facho de Donón, situado sobre el acantilado de la Costa da Vela, a 157 metros del nivel del mar, es un santuario excepcional. Destaca en todo el noroeste peninsular por la gran cantidad de estelas que se hallaron en honor al dios Berobreo, más de 175. El yacimiento tiene, además, diferentes contenidos que se sitúan en un período cronológico muy amplio.

El nombre de Facho proviene de la estructura situada en la cima del monte, que se cree que es un faro construido para alertar de posibles ataques de piratas turcos. Este «faro», fue construido con piedras sacadas de altares de sacrificios romanos, motivo por el que se sabe que fue un santuario.

El antiguo castro fue abandonado en torno a la época del emperador Augusto, para revitalizarse como santuario en el siglo II. Las primeras excavaciones determinaron la singularidad del emplazamiento ya que antes de O Facho de Donón no se había encontrado rastros del dios Berobreo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos

Visitantes de O Facho adulteran el yacimiento arqueológico con torres de piedras