Lleno en Baiona pese a las restricciones

Monica López Torres
Mónica Torres BAIONA / LA VOZ

BAIONA

M.MORALEJO

La hostelería capea en las terrazas el primer día en nivel máximo

03 ago 2021 . Actualizado a las 00:23 h.

Baiona superó sin casi cancelaciones y con un lleno absoluto en las terrazas de la villa su primer día de restricciones máximas. Sin embargo, la hostelería habla de un «nuevo mazazo sin explicación», cuyo impacto es aún mayor sin que acabe de llegar el buen tiempo. Ante la previsión de lluvias y habiéndose reducido el aforo máximo permitido en interiores al 30 %, los empresarios no ocultan su «indignación» y «preocupación» porque la escalada les pilla en plena temporada alta.

«No se entiende que solo se permita consumir en interiores a quienes aporten una prueba diagnóstica del coronavirus realizada en las últimas 72 horas, el certificado de vacunación completa o bien el de haber superado la infección, y que con la misma reduzcan el aforo», indica Mingos Durán, al frente del bar Erizana. Gran parte de los empresarios del casco viejo de la villa, donde se concentra el grueso de la restauración local, comparten su reflexión, pero el malestar es tal que prefieren evitar hablar del tema porque consideran que sus reivindicaciones caen en saco roto. «Se contradicen exigiendo certificados y reduciendo aforos a la vez. Todo esto se podía haber evitado si hubieran cumplido con el compromiso que asumieron en diciembre cuando dijeron que íbamos a estar todos vacunados», insisten los afectados. Tampoco les seduce la idea de tener que fiscalizar el acceso. «Estamos al límite. Sabemos que es ilegal e inconstitucional no dejar entrar a alguien por no tener el pasaporte covid y tampoco es normal que tengamos que pedir nosotros los datos médicos, están fundiendo la hostelería», consideran otros empresarios veteranos que prefieren mantener el anonimato.

El nivel de ocupación que se registraba ayer al mediodía evidencia el tirón de la villa, que encabeza la previsión de ocupación hotelera para el mes de agosto prevista por el Observatorio del Turismo de la Diputación de Pontevedra en la provincia, con un 83 %. Las anulaciones por la exigencia del pasaporte no han sido relevantes hasta la fecha pero ahora toca ver cómo evoluciona la situación, tanto meteorológica como sanitaria. Tampoco hay, de momento, cancelaciones en la hostelería. «Mantenemos la misma previsión de ocupación», confirma el dueño del Mosquito, Rafa Pereira. En varios de los restaurantes del casco viejo se registraron colas puntuales para poder comer en hora punta, aunque las esperas no superaban los diez minutos de media.