Nace una cabra hermafrodita en una explotación ganadera de Baiona

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

BAIONA

A. M.

Los productores no dan crédito a este hecho singular de la naturaleza

25 may 2021 . Actualizado a las 00:25 h.

El nacimiento de un cabrito con atributos masculinos y femeninos ha sorprendido a los responsables de una explotación ganadera de la Serra da Groba, en Baiona. Al animalillo, de unas semanas de vida, no le dejarán vivir mucho tiempo, puesto que será sacrificado para servir de alimento, dado que no sirve para la crÍa.

No es la primera vez que se da un caso así en esta propiedad ubicada en la parroquia de Baíña. Precisamente la misma madre tuvo otra cría hermafrodita el año pasado, cuenta Tino, el dueño del rebaño. Este vecino de Baiona tiene más de 200 cabras que guarda en la explotación de su pareja, Diana Pino, que tiene vacas autóctonas y mantiene un conflicto con la comunidad de montes de BaÍña, que no la admite como un miembro más y, por tanto, no las puede sacar a pastar al monte.

Sin embargo, Tino sí es comunero y saca a diario las cabras y sus vacas a comer la hierba que crece en el entorno. Contabilizan alrededor de 200 partos anuales. Normalmente las hembras se dejan crecer para que puedan reproducir más ejemplares, pero los machos se envían al matadero por su preciada carne. El cabrito criado de manera natural en los montes de la Serra da Groba es muy cotizado. Tino reconoce que mantenerlas en un buen estado requiere mucho trabajo y una constante atención.

A. M.

«Tiene parrouchiña y también pirolilla, ¿ves cómo le cuelga?», comenta el productor mientras muestra la curiosa malformación congénita del pequeño mamífero recién nacido, que le hace tener ovarios y testículos. Tino cree que su género indefinido también puede determinar su carácter. Al contrario que otra crías recién nacidas, el cabrito hermafrodita es huidizo y se esconde. A Tino le cuesta encontrarlo para poder mostrar a la cámara este extraño fenómeno de la Naturaleza. Una característica del curioso cabrito es que orina de manera descontrolada. «Siempre se está meando», explica Tino.

Según los expertos, este hecho no están excepcional como pueda parecer. De las especies domésticas, la cabra es una de las más frecuentemente afectadas por estas patologías. «Se trata de una anomalía congénita que aparece con relativa frecuencia en la especie caprina, causando infertilidad», según un estudio de estudiantes de veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. La cabra presentaba una vulva de menor tamaño del habitual en una hembra de su misma edad y, por el contrario, un clítoris más grande y prominente de lo normal. Si no fuera a ser sacrificada y continuara su crecimiento, no tendría cuernos.