Baiona se queda sin policía de noche

Monica López Torres
mónica torres BAIONA / LA VOZ

BAIONA

M. Moralejo

La plantilla se reduce a 12 agentes al irse los auxiliares, a la espera de 4 plazas

23 ene 2021 . Actualizado a las 19:47 h.

La falta de personal en las policías locales es un mal endémico en muchos ayuntamientos. En el caso de Baiona, lo deja sin servicio de noche. El inspector jefe, Pedro Alonso Fernández, explica que el año arranca con tan solo doce policías en plantilla y que, en diciembre, finalizaron los contratos de cinco de los ocho auxiliares que se sumaron al servicio tras la declaración del estado de alarma, momento en el que la Xunta tiró de la bolsa de empleo por esta situación excepcional.

Baiona se queda así con la mitad de la plantilla de policías que le corresponde por ley, que establece una ratio de 1,8 agentes por cada 100.000 habitantes. Sucede en un momento en el que cualquier servicio es extraordinario «porque el covid ha modificado todos los protocolos de actuación, también en la policía», confirma el inspector con 37 años de servicio. «Somos 12 para hacer el trabajo de 21, pero en una situación muy exigente, no solo cuantitativamente sino cualitativamente hablando», indica.

«El covid nos ha obligado a cambiar todos los protocolos. Hay que hacer lo mismo pero es un contexto de mayor riesgo y hay que lidiar con situaciones humanas especialmente complejas», señala Pedro Alonso. Esta situación extraordinaria conlleva que no solo haya que garantizar lo que exige la pandemia. «La situación vírica ha sobredimensionado todo. Desde las intervenciones o identificaciones a cualquier plan de seguridad pública, porque hay que ajustar muchos parámetros, comportamientos y actitudes», advierte el inspector jefe.

Que el número de agentes impida mantener el turno de noche no conlleva ninguna merma para la seguridad ciudadana, sostiene el máximo responsable de la Policía Local. «La atención está absolutamente garantizada por la Guardia Civil. Nuestra colaboración ha sido siempre muy estrecha y no puedo más que mostrarles nuestro agradecimiento porque están supliendo las carencias de la policía», destacó.

Las posibilidades de ampliar la plantilla a corto plazo no son muchas, aunque «de forma inminente» se van a convocar cuatro nuevas plazas de policía. El problema es que dos son por traslados y otras dos para cubrir sendas jubilaciones, una de ellas la del propio inspector jefe del servicio, que este año dejará de estar en activo.

Antes de la ley de coordinación de policías locales del 2007, se contrataban auxiliares para suplir la carencia de policía, pero no era una solución garantista, y ahora han de estar tutelados por un policía. Pedro Alonso aboga por que, más allá de las ratios, cada Concello diseñe sus propios planes de políticas de seguridad y adaptar las plantillas a sus necesidades reales.