Mazazo para la hostelería de Baiona: «No paramos de trabajar... Pero para anular pedidos»

La Voz BAIONA

BAIONA

Los empresarios prevén cierres masivos ante las máximas restricciones

26 mar 2021 . Actualizado a las 17:57 h.

Los baioneses no contaban con pasar del nivel básico de restricciones al máximo y que la villa quedase confinada en solitario. La situación, a pie de calle, parece haber cambiado de un día para otro y ha cogido a los hosteleros con las despensas llenas, pero lo cierto es que su situación empeoró de manera sostenida hasta convertirse en el segundo concello del área de Vigo con la peor situación epidemiológica. En los últimos catorce días se detectaron 44 casos frente a los 18 del período anterior y su incidencia acumulada, que hace dos semanas era de 148 casos por cada 100.000 habitantes, se ha disparado hasta los 363, con una ratio muy por encima de la de la de 250, es el rango que establece el plan pactado por el Gobierno y las autonomías para considerar la situación de muy alto riesgo. Estos son los criterios con los que el comité clínico lo ha dejado fuera de la almendra que compone Vigo junto a los concellos de Gondomar, Nigrán, Mos y O Porriño al municipio, pero los argumentos no convencen a los empresarios.

«Desde que se confirmó el cierre, ayer a las once de la noche, no hemos parado de trabajar, pero para hablar con la gestoría, anular pedidos y repartir la mercancía entre el personal», explica la responsable del Pazo de Mendoza, Pilar Palmou Vilameán. Ella es una de las empresarias de la villa que ayer sirvió su última cena antes de la de Nochebuena. «Decidimos reabrir el día 15 con la esperanza de remontar en la época navideña y que el comité decidiera incluir a Baiona en el cierre conjunto. Lo mejor es que nos hubieran cerrado con todos en noviembre», lamenta esta empresaria que califica el cierre como «un ataque en primer grado, una locura».

Desde hoy, la hostelería en Baiona solo puede estar abierta hasta las 17.00 horas y servir en las terrazas con una reducción de aforo del 50 %. Solo se pueden sentar cuatro personas en cada mesa. Pero la inmensa mayoría, al igual que el Pazo de Mendoza, ya ni abrirá. «El 80 % de la restauración cierra o ya lo ha hecho desde noviembre, porque no podemos mantener un negocio con tres mesas para dar comidas en la calle cuando no tenemos ni terrazas», avanza Pedro Villamarín. El dueño del Recuncho Marinero, profesional con una dilatada experiencia en el sector de la hostelería es también miembro de la junta gestora para el covid constituida en la asociación de empresarios de O Val Miñor (Ovalmi).

«Nosotros ya hemos estado confinados desde hace mes y medio. Esta nueva medida no es nueva para nosotros porque en el momento en el que no puede entrar nuestro principal cliente, que es Vigo y Nigrán, Baiona ya estaba confinada por lo que esto es un nuevo varapalo y la pica que nos va a hacer cerrar a muchos locales», advierte Villamarín. El empresario explica que pocos abrirán hoy sus negocios. «Los que somos pequeños, que tenemos que pagar la cuota de autónomos, los recibos y salarios vamos a estar abiertos aunque sea con una o dos mesas porque si hacemos 30 euros ya es algo para pagar todos esos gastos», explica. El sector se siente damnificado. «Estamos tratados injustamente. Es una bomba de humo hacer culpables a la hostelería y cerrarla cuando sus datos oficiales dicen que solo el 3,5 % de los contagios son en la hostelería y el problema está en el otro 96 %», insiste Villamarín.

El dueño del Mosquito, otro de los veteranos que hoy ni abrirá su restaurante, advierte que la situación evidencia un déficit para el servicio del municipio de excelencia turística. «¿Cómo vamos a atender en terrazas si no las hay?», lamenta Rafael Pereira Barreiro poniendo la pelota en el tejado del gobierno local. «El Concello debería hacer un esfuerzo para conseguir que se puedan habilitar terrazas que permitan mantener cierta actividad y sobretodo mejor calidad del servicio en la fachada del municipio, expuesta a una dura climatología todo el año», apunta el dueño de uno de los únicos dos hoteles que permanecerán abiertos en el centro urbano.

Así queda el mapa de las restricciones en Galicia tras los últimos cambios

UXÍA RODRÍGUEZ

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, la curva epidemiológica de Galicia se ha estancado y la bajada de los pasados días se ha convertido en un aumento de casos y hospitalizaciones, sin números alarmantes, pero invirtiendo la tendencia. El comité clínico que asesora a Sanidade ha decidido que Santiago vuelva al nivel medio de restricciones por lo que se establece, de nuevo, el cierre perimetral, que también continúa en el resto de grandes ciudades a excepción de Ourense. En toda Galicia se mantiene el toque de queda entre las 23.00 y las 6.00 horas. Los cambios de nivel entrarán en vigor a las 00.00 del jueves 17 de diciembre.

Seguir leyendo