Los primeros percebes en estado de alarma: de 25 a 61 euros el kilo

Cincuenta días después, Baiona sale a faenar gracias a la demanda «online»


baiona / la voz

Aunque es prematuro hablar de desescalada en ninguna cofradía del área de Vigo, que suman una caída de ventas en lonja superior al 70 % desde que se decretó el estado de alarma, el regreso al mar de los percebeiros en Baiona abre una puerta en el camino de vuelta a la normalidad. Han salido por primera vez a faenar tras cincuenta días de parón obligado y no por falta de producto, sino porque el marisco no ha formado parte de la cesta de la compra de las últimas semanas.

«Salimos el martes y el miércoles, y bajo demanda», confirma la patrona mayor de la cofradía A Anunciada, Susana González. El nuevo escenario post covid-19 ubica las ventas on-line en la ventana para que productos como el pescado fino y el marisco sigan el mismo camino que el vino (las bodegas de Rías Baixas del área de Vigo han conseguido salvar el 50 % de la producción de este año gracias a nuevos canales de comercialización).

«Pudimos salir porque cinco de nuestros compradores habituales nos pidieron percebe para venta on-line, plazas y supermercados», indica la patrona confirmando esa renovación de los canales de venta que ya se han constatado en otros sectores. El martes salieron a trabajar 27 percebeiras de a pie y 13 embarcaciones de a flote, aunque trabajaron en su zona de tierra. El resultado fue satisfactorio, también a nivel anímico ya que el sector es víctima de una paradoja que los mantiene en casa sin cobrar ninguna ayuda. Al haber trabajado la primera semana de marzo y no decretarse el parón total de la actividad, tampoco podían beneficiarse de las ayudas para los autónomos. Aún a día de hoy, solo han visto las palabras escritas de esa excepcionalidad con la que se supone que se podrían acoger. «Estamos tramitando ahora las ayudas. Calculamos que vayan a poder empezar a cobrarse a partir del 14 de junio», avanza esperanzada en que el sector pueda recuperarse.

«Nunca hubo una crisis así. Solo podría compararse el impacto económico con la del Prestige, pero entonces hubo un respaldo económico tanto a los marineros como a las cofradías que ahora no existe», advierte la patrona y percebeira. Al igual que los patrones de los pósitos del entorno urge esas ayudas a las cofradías, «porque hasta ahora no ha habido ninguna, ni de la Xunta, ni del ministerio ni de Europa». Sin embargo, tanto en Baiona como en localidades limítrofes, desde A Guarda hasta Redondela, la pesca es la principal industria por lo que el impacto, tanto económico como social supera el ámbito de las cofradías.

Estas primeras ventas, en lonja pero para comercializarse en su mayoría a través de venta on-line se perfilan como el salvoconducto. Especialmente en las cofradías como la de Baiona, donde percebe y erizo son el sustento económico o en Cangas, donde los percebeiros solo han podido trabajar ocho días en lo que va de año según confirmó ayer su patrón, Javier Costa.

En Baiona solo han salido a por percebe mediano y pequeño, ya que fue lo que se les pidió. El grande, de momento, no tiene mercado al seguir cerrados bares y restaurantes. El lunes cogieron 140 kilos. Aunque los cupos máximos son de 5 kilos, los propios percebeiros se autorrebajaron la cuota hace ya tiempo para preservar la especie. «Son buenos precios por el calibre ya que, aunque la calidad siempre es máxima, solo demandaron pequeño y mediano, por lo que estuvo entre los 25 y los 61 euros en el kilo», confirmó la patrona mayor. Las condiciones del mar impidieron salir ayer a los de a flote, pero hoy está previsto que puedan trabajar de nuevo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los primeros percebes en estado de alarma: de 25 a 61 euros el kilo