La Guardia Civil interviene más de 3.300 petardos ilegales para su venta en Baiona

El material estaba caducado y descatalogado por lo que se ha incautado para su destrucción


Baiona

La gravedad de la sucesión de hechos acaecidos durante el último año debido a la incorrecta utilización, almacenamiento o manejo de material pirotécnico, no es motivo suficiente para saltarse la Ley a la torera. La Guardia Civil ha hecho una nueva incautación de material a la venta sin cumplir la normativa vigente. Esta vez ha sido en Baiona y en una tienda especializada en este tipo de productos. Según ha confirmado la Comandancia de Pontevedra, el equipo de inspección de la Intervención de Armas y Explosivos se ha incautado de algo más de 3.300 unidades de artificios pirotécnicos descatalogados. Se refieren, explican las mismas fuentes a productos «ilegales para la venta y que tendrían que haberse retirado definitivamente del mercado tras una Ley del año 2015 que fijaba como plazo máximo dos años para deshacerse de él». De hecho, el material intervenido está aún identificado con la catalogación antigua. Son productos «de las clases I, II y III, caducadas y descatalogadas». Bajo estas categorías se incluían en la normativa, obsoleta ahora, los artificios pirotécnicos que presentan un riesgo «muy reducido y que están pensados para ser utilizarlos en áreas confinadas incluyendo el interior de edificios de viviendas», los de «riesgo reducido» aptos para usar aire libre en áreas confinadas y los de «riesgo medio», que se pueden utilizar al aire libre, en áreas amplias y abiertas.

En total se han intervenido 2.500 unidades de las conocidas como bombetas, 730 borrachitos y 120 volador silvador trueno.

El responsable de este establecimiento fue denunciado por una supuesta infracción administrativa y el material depositado en un lugar habilitado para su guarda hasta que se autorice su destrucción.

El equipo de Intervención de Cangas investigó hace unos meses a un vecino del municipio por un presunto delito de desórdenes públicos, ya que poseía casi 30 kilos de material pirotécnico sin autorización ni permisos que tenía distribuidos en una vivienda familiar deshabitada y en una finca anexa a su domicilio. Entonces, los guardias se incautaron de un total de 500 bombas de palenque, miles de petardos de «considerable» potencia y otros artículos pirotécnicos, así como de medio centenar de cajas con fuegos artificiales «preparados para utilizar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Guardia Civil interviene más de 3.300 petardos ilegales para su venta en Baiona