El gato Olaf lucha por su vida en Valencia

Lleva cuatro meses en el hospital tras de que le prendieran fuego en Baiona


La lucha que desde hace cuatro meses protagoniza Olaf refuerza la creencia de que los gatos tienen siete vidas. El dicho obedece a la capacidad que tienen los mininos de salir indemnes de las situaciones más peligrosas y, sin duda, Olaf es un superviviente. Fue víctima de uno de los ataques «más crueles» registrados nunca en España contra un felino. El 25 de febrero le prendieron fuego con un mechero o un soplete en Baiona y lo abandonaron a su suerte carbonizándose en la zona de Pino Manso.

 Las imágenes de la barbarie circularon por las redes sociales sin que, hasta la fecha, se haya dado con algún culpable. Pero, ajeno a la ola solidaria que su historia ha desatado, Olaf está consiguiendo recuperarse gracias «al que posiblemente sea el mejor equipo veterinario del país, a Jorge Llinás Ceballos y el Valencia Sur Hospital». Así lo transmitió esta semana la entidad Let`s Adopt España. «Olaf continúa luchando por reparar las heridas causadas en su cráneo por el fuego. No se ha rendido en ningún momento, nosotros tampoco nos vamos a rendir», explican en su Facebook.

Para conocer la evolución del felino, han colgado también un vídeo que acumulaba ayer ya más de 65.000 reproducciones. Let`s Adopt España hace un llamamiento para ayudar a costear su tratamiento a través de una línea de Paypal a la que se puede acceder a través de Facebook. «Olaf es uno de los casos de abuso más crueles que jamás se han visto en España. Llegó a nosotros hace cuatro meses, lo habían quemado vivo, tenía quemaduras de tercer grado en el 70 % de su cuerpo», explican sus cuidadores. Durante estas semanas, en las que se ha debatido entre la vida y la muerte, ha recibido tratamiento diario y se ha tenido que someter a varias cirugías. «Olaf te necesita, dona, ayúdanos a salvarle!», es el reclamo de esta campaña que promueve la recuperación del animal.

No es el único caso de maltrato que se ha denunciado últimamente en la comarca. Hace un par de meses localizaron en Gondomar a otro gato con perdigonazos. Hay un investigado que asegura haberle disparado porque se comía a sus gallinas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

El gato Olaf lucha por su vida en Valencia