Dos años de prisión para el furtivo que agredió a un vigilante

La Audiencia rechaza el recurso del agresor, que golpeó en Baiona al guardacostas con una herramienta para la pesca del percebe


baiona / la voz

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha ratificado los dos años de prisión para Alfredo González, el furtivo acusado de golpear a un vigilante en la costa de Baiona. Los hechos sucedieron el 12 de octubre del 2004 cuando el guardacostas Xosé Lourenzo y su compañero, Manuel Martínez, estaban en el coche realizando labores de vigilancia para evitar el marisqueo ilegal. La sentencia relata que el acusado, alrededor de las 1.00 horas, se dirigió a Lourenzo con una rasqueta (instrumento utilizado para la pesca del percebe), destrozó el cristal de la ventanilla del vehículo y golpeó al vigilante en la cabeza mientras profería expresiones como «te voy a matar, de esta no sales». La víctima logró defenderse y salir del coche para evitar daños mayores.

La Audiencia Provincial rechaza de esta forma el recurso del furtivo, que desde un principio alegó que Xosé Lourenzo se autolesionó, aportando testigos que lo situaban en otro lugar.

Como consecuencia de la agresión, el guardacostas baionés sufrió una herida occipital, múltiples cortes y abrasiones en una mano y en un codo. Tuvo que pasar por quirófano para suturar las heridas. Le quedaron dos grandes cicatrices en la cabeza y en la pierna izquierda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos años de prisión para el furtivo que agredió a un vigilante