ETA coloca dos bombas en Baiona y Rei pierde la alcaldía de Redondela

Borrell inaugura en O Porriño un tramo de la autovía Rías Baixas que todavía no entraría en servicio

.

vigo / la voz

Empezó fuerte y escandaloso el año 1996. En A Guarda, un temporal derribaba el paseo marítimo que aún no había sido inaugurado. Esta situación de inestabilidad meteorológica acompañó durante los primeros días de aquel mes de enero. Hasta tal punto que la carretera Vigo-Ourense quedó interrumpida por la gran cantidad de agua caída.

En Cangas, el temporal no era físico sino emocional. En esta ocasión estaba motivado por los derribos de edificaciones ilegales que había iniciado el Concello. Un grupo de propietarios de galpones y chalés llegó a encerrarse en las oficinas municipales aunque no lograron paralizar, en muchos casos, la acción de la piqueta. Tampoco lo tuvo fácil el campismo salvaje, que fue entonces proscrito en este municipio.

Efectivos de la Guardia Civil evitaron una tragedia en agosto cuando desactivaron una bomba de ETA en el parque de A Palma, en Baiona. Ese mismo día, las fuerzas de seguridad también evitaron otra explosión en Pontevedra. Y tan solo dos días después, la Benemérita localizó otro artefacto en las inmediaciones del parador de Baiona.

Turbulento también fue el verano en Redondela, donde una moción de censura apartaba al socialista Xaime Rei de la alcaldía para dar paso al Partido Popular. El cambio vino dado por la acción de un tránsfuga.

Las páginas de La Voz de Galicia dieron cuenta en la recta final del año de las dificultades que empezaron a tener los marineros de O Morrazo debido al paro biológico establecido en el caladero canario-sahariano. Como había ocurrido un año antes, las manifestaciones y las acciones violentas volvieron a ambos lados de la ría de Vigo.

El gran cronista del Baixo Miño Eliseo Alonso, que ejerció como corresponsal de La Voz en la zona, fallecía en Cuba en el mes de noviembre, dejando un hueco importante en la cultura de la comarca.

Poco antes, el ministro socialista de Transportes y Comunicaciones Josep Borrell inauguraba el tramo de la autovía Rías Baixas entre O Porriño y Batalláns. Sin embargo, aún tardó cierto tiempo en estar operativo debido a que faltaba por acondicionar el acceso en O Confurco, una de las peticiones tanto tiempo expresadas por los vecinos en las páginas de La Voz. Semanas más tarde aún quedaron tramos de autovía para que abriese el presidente de la Xunta de Galicia.

Y es que Manuel Fraga incluso aprovechaba la celebración de su 74 cumpleaños para presidir la inauguración de la factoría Fandicosta, emplazada en Domaio (Moaña). La planta de procesamiento y elaboración de pescado para la exportación había supuesto una inversión de 2.000 millones de pesetas, de los que la Xunta había aportado 800. La nueva empresa empleaba a 130 trabajadores.

Más de un millar de personas se manifestaba en el municipio de Ponteareas pidiendo a la Consellería de Educación que modificase la red de centros y mantuviese en el colegio público de Guláns el último ciclo de Primaria.

Votación
0 votos
Comentarios

ETA coloca dos bombas en Baiona y Rei pierde la alcaldía de Redondela