Polémica en Baiona por el cierre temporal de su única discoteca

brais cedeira BAIONA / LA VOZ

BAIONA

Un coche de la policía permanecía ayer junto a la entrada del local, que cerrará en pleno verano.
Un coche de la policía permanecía ayer junto a la entrada del local, que cerrará en pleno verano. m. moralejo

Un juez impone al Villa Rosa quince días de clausura y 1.500 euros de multa

07 ago 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Villa Rosa, la única discoteca que quedaba abierta en Baiona, se enfrenta a una sanción de dos semanas de cierre y una multa de 1.500 euros. La decisión se la comunicaron en la tarde del miércoles, que contabilizó como el primer día de cierre de la sala. Así, el local permanecerá cerrada los próximos quince días durante las semanas más fuertes del verano baionés.

La causa última de este cierre se remonta al fin de semana de la Arribada. Esos días, que recogen una de las fiestas grandes de la localidad, Villa Rosa recibió una denuncia por ruidos. Llegó a juicio y los dueños de la discoteca presentaron alegaciones. Ahora, el juez las ha desestimado y ha confirmado definitivamente la sanción a la sala.

Muchos jóvenes de Vigo y los alrededores acuden a la discoteca a lo largo de la semana, concentrados sobre todo entre jueves y sábado. Al respecto de si podría suponer una pérdida de ingresos para la localidad, el alcalde de Baiona, Jesús Vázquez Almuiña, considera que existen cosas más importantes. «Antes que nada, el ayuntamiento se preocupa por la ley. Yo no puedo elegir estas cosas: he de ser el máximo cumplidor de la ley, me guste o no», aseguró el regidor.

Ya en el pasado mes de junio la discoteca se vio obligada a echar el cierre para adecentar el local con una serie de reformas que adecuaran la sala a la ley de ruidos: se retiraron barras exteriores (las más cercanas a la vivienda demandante). Se colocó una doble puerta insonorizada en el mismo ala de la discoteca. No obstante, las denuncias de la casa vecina, en el número 3 de la calle Tomás Mirambel, prosperaron e incluso obligaron durante el pasado mes de julio a que el ayuntamiento cumpliese, a instancias de un juez vigués, con los controles de ruidos nocturnos en las inmediaciones del local. Según el alcalde, estos se han venido realizando convenientemente.

Sin embargo, ayer la incertidumbre rodeaba la discoteca. Dos policías hacían guardia desde las seis de la tarde en la puerta del local. Mientras, algunos interesados preguntaron en la página de Facebook de la discoteca por la apertura, a lo que desde la cuenta del Villa Rosa se contestaba que sí. Además, los empleados fueron citados a trabajar. Por su parte, el alcalde de Baiona avisaba de que esto traería consecuencias: «Cada uno es responsable de sus actos, y sabe lo que puede y lo que no puede hacer», avisó el regidor municipal.