De Vigo a Arbo: «Aquí no me dicen la loca de los perros»

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

ARBO

M.MORALEJO

Patricia Rodrígues disfruta de la casa que pudo alquilar en el rural

10 may 2022 . Actualizado a las 00:33 h.

Una mujer vivía en el centro de Vigo con siete perros y cinco gatos a los que quería como parte de su familia. Incomprendida por los vecinos de su edificio, un golpe de suerte ha hecho que su destino haya cambiado. Patricia Rodrígues disfruta ahora con sus animales en una casa que ha podido alquilar en una aldea de Arbo.

Los problemas de convivencia que tuvo con el resto de los vecinos del inmueble de la calle Nicaragua ya forman parte del pasado. Esta mujer había rescatado a los perros de la calle, salvándoles de una muerte segura y los metió en su piso porque no tenía otro espacio, lo que no fue visto con buenos ojos por los vecinos del edificio, que la denunciaron en el juzgado con la intención de que se marchara a vivir a otra parte.

Patricia siempre defendió que los animales nunca dejaron de estar bien cuidados y que, siempre antes del anochecer, cerraba la puerta para que no salieran al patio interior. Su casa estaba limpia y siempre los sacaba a pasear para que hicieran sus necesidades fuera, tal y como estaban acostumbrados.