El arte resucita la Casa Queimada

Monica López Torres
MÓNICA TORRES A GUARDA / LA VOZ

A GUARDA

Oscar Vázquez

Los hermanos Trigo promueven un espacio creativo y cultural en una vivienda de A Guarda que fue arrasada por el fuego en la oleada del 2017

15 oct 2022 . Actualizado a las 01:11 h.

Los hermanos José y Ramón Trigo son los artífices del proyecto que pretende regenerar un enclave natural, arrasado por el fuego, para convertirlo en espacio de creación artística en A Guarda. El escritor José Trigo es el propietario de la casa que ardió hace justo cinco años en el municipio, aquel octubre en el que los incendios tiñeron de negro gran parte del sur de Galicia. Su hermano Ramón, pintor, dibujante y escultor, también tenía su estudio en este privilegiado mirador al océano. Ya han firmado otros proyectos conjuntos, pero este es el más ambicioso, complejo y participativo.

A través de la plataforma de crowdfunding o micromecenazgo Vermaki intentan reunir 8.000 euros. Llevan casi 5.000 recaudados ya y tienen siete días por delante para acabar una campaña que posibilitará su mayor creación. «O proxecto pretende converter todo o espazo, a leira e a casa nun lugar no que se poidan facer todo tipo de eventos relacionados coa arte. Desde exposicións a talleres, recitais ou cursos, un pouco de todo», indica Ramón. Cualquiera puede ayudar a darle forma al proyecto y, además, recibir algo a cambio: los hermanos Trigo han creado recompensas por un valor muy superior al de las aportaciones económicas que contribuyan a la causa. «Realmente quen achega diñeiro está a comprar algunha das obras que fixemos para a campaña. Hai cómics, debuxos orixinais, camisetas ou esculturas», apunta. Con 12 euros se consigue una camiseta estampada con las marcas de los marineros y con 20, el cómic que, con guion de José e ilustrado por Ramón, verá la luz en abril y que cuenta la historia de la casa.

Es una ocasión única para hacerse con obras de arte a buen precio ya que cien euros se recompensan con una serigrafía y el cómic; si son doscientos, el pack incluye un dibujo original de Ramón Trigo.

También hay esculturas de la casa realizadas con maderas procedentes de restos de embarcaciones y talleres de arte de tres días de restauración que pueden incluir la estancia.

«Só sentín baleiro, era como se caese unha bomba e o chan era unha alfombra de cinza»

Imposible olvidar aquel fatídico 15 de octubre del 2017. «Foi un día negro. Pensamos que a casa ía quedar derruida e que non iamos ser capaces de levantala, pero animounos un amigo arquitecto e reconstruímola», señala José Trigo. Su sobrina le avisó de que el fuego había llegado a la casa que él construyó hace cuarenta años en A Guarda, municipio del que es su familia. No pudo ir hasta el día siguiente porque el incendio obligó a cortar los accesos. «Só sentín baleiro, era coma se caese unha bomba dentro da casa e o chan era como unha alfombra de cinza», recuerda José. Se muestran especialmente agradecidos con los amigos y familiares que les ayudaron a rehabilitar su casa, «como se facía antes». Unos hicieron de fontaneros, otros se encargaron de la electricidad y así han reconstruido la Casa Queimada, que ahora será de puertas abiertas. «O que tentamos é facer algo positivo daquilo tan negativo. Converter un desastre en algo creativo», sintetiza Ramón. Las obras está muy por debajo de los precios a los que se cotizan normalmente porque son especiales para la campaña.

«O espazo é unha pasada, cando comezamos a arranxalo vimos claramente que podía ser un sitio totalmente distinto a todo o que hai por aí. Un un espazo privilexiado como ese, ao aire libre, diante do mar e no que se poida facer arte, eu creo que pode haber moi poucos e cremos que é unha forma distinta de mostrar e de facer arte», considera Ramón Trigo.