Un puente en la desembocadura del Miño, posible alternativa al ferri entre A Guarda y Caminha

Monica López Torres
mónica torres A GUARDA / LA VOZ

A GUARDA

Oscar Vázquez

La Diputación lanza un estudio para mejorar la conexión

13 ago 2021 . Actualizado a las 16:06 h.

La Diputación de Pontevedra va a contratar un estudio para reforzar las conexiones transfronterizas entre A Guarda y Caminha y buscar alternativas al actual transbordador. Así lo anunció el diputado Uxío Benítez tras un encuentro con los alcaldes de los dos municipios, Antonio Lomba y Miguel Alves, respectivamente. «É precisa unha comunicación máis directa que desenvolva e modernice a mobilidade, tanto en volumen como en frecuencia. Iso faría que as sinerxias entre ambas vilas medrasen, con máis interacións económicas e unha maior integración dos seus núcleos urbanos, aumentando a oferta de servicios de todo tipo, tanto para residentes como para visitantes», señaló el representante provincial.

No se descarta ninguna posibilidad. Ni siquiera la de un paso elevado. La sombra del que sería el séptimo puente internacional sobre el Miño vuelve a emerger doce años después de que asociaciones del norte luso como Valimar impulsaran un estudio para analizar la viabilidad de una infraestructura que no tuvo buena acogida en la parte gallega por sus potenciales altos costes y posible impacto en el estuario. Entonces se planeó entre la parroquia lusa de Lahenlas hasta O Rosal, a menos de 8 kilómetros del que une Cerveira con Tomiño desde el 2004 y que promueve el paso peatonal y ciclista que ahora vertebrará el primer parque público transfronterizo entre los dos países.

La necesidad de borrar la frontera y unificar territorios para compartir servicios e infraestructuras marca la situación entre Caminha y A Guarda. Ahora nadie descarta la posibilidad de jubilar al Santa Rita de Cassia, que surca el Miño a duras penas desde 1995, si se consigue una alternativa con potencial.