El ferri vuelve a cruzar el Miño el día 9

alejandro martínez A GUARDA / LA VOZ

A GUARDA

Oscar Vázquez

La puesta en funcionamiento de la nave reactivará el Camino de la Costa

06 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El ferri que une A Guarda con Caminha ya calienta motores. La embarcación que cruza la desembocadura del Miño a vehículos y personas volverá a estar operativa el viernes próximo. Sin duda, una buena noticia para miles de peregrinos que empiezan su andadura en Portugal y un nuevo impulso al Camino de la Costa y la economía que mueve cada día en alojamientos y negocios de hostelería. También lo será para los vecinos de ambos lados de la frontera, que tienen muchos lazos en común. Hay que tener en cuenta que ambas localidades llegan a triplicar su población cada temporada estival y el buen tiempo aumenta el atractivo de la ruta fluvial.

El transbordador Santa Rita de Cássia llevaba cinco meses parado. Pertenece al municipio de Caminha, que decidió suspender su actividad porque tenía otras prioridades en las que emplear a su personal con motivo de la pandemia. Con las fronteras cerradas a causa del covid y sin apenas movimiento, no tenía sentido mantener operativo este servicio. El presidente de la cámara, Miguel Alvés, ordenó que los funcionarios se dedicaran al transporte de alimentos para las escuelas y familias de menores recursos, así como para llevar a los vecinos que lo pudieran necesitar al centro de vacunación.

Una vez entrada la temporada estival, la prioridad es no perder a todos los peregrinos que eligen la ruta junto al mar para llegar a Santiago, dado que suponen una importante fuente de recursos para la hostelería local. Desde quedó paralizado este servicio público el 31 de enero, los peregrinos contaban con dos alternativas. En primer lugar podían coger una lancha taxi para cruzar hasta A Guarda. Se ven algunas fondeadas en la costa de Caminha con un teléfono de atención durante las 24 horas del día. Eso les evita dar un gran rodeo hasta cruzar por el puente más cercano, el de Goián. Sin embargo, eran una minoría. Cruzar el Miño en un barco taxi tiene un coste de 10 euros, cuando el precio en el ferri es de 1,5 euros por persona.