La otra cuna del narcotráfico en Galicia

O Baixo Miño vive atrapado en su pasado de estraperlo y contrabando; fue la otra primera zona caliente de tráfico de drogas en Galicia y los dos últimos macroalijos también planeaban por allí


Vigo / la voz

La operación Nécora (junio de 1990) traza el meridiano histórico del narcotráfico en Galicia. Un punto de inflexión que referencia temporalmente la inabarcable crónica de la cousa nosa. Ya sea en la era previa o posterior a la sonada operación del otrora juez estrella, Baltasar Garzón. La Nécora franquició igualmente la cuna del narcotráfico en Arousa y ensombreció otras zonas en ebullición. Principalmente entre la raia que dibuja la frontera con Portugal y la costa de O Baixo Miño hasta Nigrán. Pero este litoral se mantiene igual de rentable a ojos de los expertos. Sirvan de ejemplo los dos macroalijos requisados durante el confinamiento. Primero, en marzo, 3.700 kilos de cocaína que llevan el nombre el narco más narco que ha conocido A Guarda: Antolín Fernández Pajuelo. Luego, en abril, 4.500 kilos más, en este caso conectados con el Baixo Miño mediante una nave industrial, en el polígono de Tomiño, con acceso directo al río que lleva al Atlántico.

Gracias por leer La Voz de Galicia

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a todas las noticias de la web y la app, lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y consulta la hemeroteca
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

La otra cuna del narcotráfico en Galicia