El conflicto de la mejilla se recrudece: bateeiros denuncian a percebeiros

m. torres / r. estévez / x. ameixeiras / s. serantes REDACCIÓN / LA VOZ

A GUARDA

La Guardia Civil intervino en la tensa confrontación vivida ayer en A Guarda
La Guardia Civil intervino en la tensa confrontación vivida ayer en A Guarda Mónica Torres

Opmega solicita a la consellería que delimite sobre plano dónde no se puede extraer

19 may 2020 . Actualizado a las 09:36 h.

Se recrudece la batalla entre los bateeiros y los percebeiros por la extracción de la mejilla. Encabezados por la patrona mayor, unos treinta mariscadores se enfrentaron este lunes a mejilloneros cuando extraían cría en A Guarda. Menos mal que intervino la Guardia Civil, porque se vivieron momentos de gran tensión. Tanta que productores de mejillón acabaron denunciando a mariscadores ante la Guardia Civil. Según los bateeiros, tampoco les permitieron trabajar en otros puntos de la costa gallega.

Pese a las agudas discrepancias entre ellos, coinciden en apelar a la Consellería do Mar, que ya medió entre sus representantes y logró un preacuerdo provisional según el cual nadie recogería mejilla en zonas en conflicto. Las federaciones de cofradías de A Coruña y Pontevedra lo aceptan. Opmega, la principal organización de productores de mejillón, acordó este lunes solicitar a la Mar que delimite sobre plano las zonas donde se les prohibiría a todos extraer cría de mejillón hasta el 30 de junio, cuando remataría la campaña actual. Ricardo Herbón, su presidente, añade que seguirían negociando una norma para la próxima. Hoy volverán a intentar recolectarla, recordando el pacto de «facilitarnos o traballo». Nadie quiere peleas «porque pode chegar a haber un problema moi grande».

El enfrentamiento de este lunes en A Guarda evidencia las discrepancias

Que se sepa, el penúltimo enfrentamiento se vivió este lunes, en A Guarda. Se movilizaron Gardacostas y la Guardia Civil, sin cuya intervención el desenlace podría haber sido distinto. Las versiones de lo ocurrido confirman las diferencias entre profesionales del mar «condenados a entenderse», admiten varios de ellos.

«Temos que defender os nosos puntais de percebe, porque os están raspando e o percebe é o pan de cincuenta familias», explica Silvia Crespo, patrona mayor de A Guarda. Ella y otros mariscadores les plantaron cara a los bateeiros porque, cuando iban «a traballar, comezaron a pasar tantos coches que soubemos que había que ir detrás deles». Los localizaron y los conminaron a marcharse. Según dice, en los capachos donde los bateeiros recogen la mejilla «había percebe de moi boca calidade; e, se nós en Serrido non collemos mexilla, como imos deixar que a leven eles e quedar nós sen percebe?».

Según varios bateeiros, en A Guarda «un grupo de mariscadores, encabezados pola patrona maior, obrigaronnos a deixar de traballar», y la Guardia Civil les solicitó que se retirasen para evitar altercados. Añaden que este lunes también hubo problemas en A Barca (Muxía), donde «pedíronlles que non foran cambiaron de sitio, pero volvéronlles dicir que tampouco». Al patrón mayor de Muxía le consta lo de A Barca, donde no llegó a registrarse ningún incidente.

«Vannos botando fóra de todos os sitios e non sei onde imos ir traballar», explica Tucho, de Cambados, bateeiro desde 1967. «Creo que esta xente se pon un pouco farruca con nós, queren vendernos a cría», apunta, y se defiende: «Onde hai percebe non se colle cría, nós andamos ós mexillóns, non ós percebes, pódese coller algún no medio, pero é inevitable nalgúns sitios, como este», por Portecelo, en O Rosal (Pontevedra), donde este lunes intentó extraer mejilla.

Germán Güimil, bateeiro y uno de los portavoces de la recién creada Plataforma en Defensa da Cría, alude a la «prórroga para poder coller a mexilla, pero de que nos vale se nos nos deixan ir a ningún lado?». En su opinión, las cofradías ven en la mejilla «un negocio, queren coller eles a cría para vendérnola, o que menos lles preocupa é o percebe». Afirma que ellos intentan «evitar as zonas de conflicto».

Mar llama a la paz mientras no sea oficial el preacuerdo que propició

La Consellería do Mar asegura haber reforzado la vigilancia con Gardadostas. Al mismo tiempo que apela «á convivencia pacífica e respecto mutuo», se remite a la «solución transitoria» pactada la semana pasada con su mediación. Es la que daba por vigente desde ayer la patrona mayor de A Guarda. Consiste en «preservar as zonas que están en discrepancia pola extracción común de mexilla e percebe mediante a prohibición de extraer mexilla».