Descubren dos nuevas salinas romanas en la costa de A Guarda

El hallazgo apunta a que todo su litoral era una gran industria


a guarda / la voz

Los trabajos de prospección arqueológica realizados en el marco del protecto A Guarda, Mar de Sal, han permitido identificar dos nuevas salinas romanas en el entorno de la Cetárea Redonda, conocida también como la de Pepe Sobrino. El investigador de la Universidad de Coimbra y del Centro Superior de Investigaciones Científicas Brais Currás, confirma la relevancia de este descubrimiento que ya fue notificado a la Dirección Xeral de Patrimonio para que las catalogue y proteja. «De momento só observamos o que se ve en superficie pero é un achádego moi relevante porque indica que toda a a costa de A Guarda estaba plagada de salinas. Non podo dicilo taxativamente, pero parece que que toda a franxa litoral era un grande complexo produtor de sal», indica el investigador moañés. Este hallazgo se produce medio año después de que el proyecto que él coordina pudiera documentar el mayor complejo de explotación de sal marina de todo el imperio romano, al establecer una conexión entre las zonas salineras que hay desde Matosinhos hasta Cangas. Hasta entonces, «Vigo era un feito aillado», pero en octubre encontraron estructuras iguales en la salina de O Seixal, en Camposancos, y pudieron establecer la conexión. «Hai un elemento morofolóxico común que son unhas pequenas pías nos tanques de evaporación que non hai en ninguna outra época nin sitio», confirmó Currás. Haber conseguido localizar ahora otras dos, que se suman a las seis documentadas en un trabajo de los años ochenta por Antón Ferreira y Antonio Español, entonces miembros de la Agrupación Cultural Guardesa, «indícanos que o complexo era aínda máis grande e de maior entidade do que considerabamos».

Los nuevos vestigidos han sido localizados durante una prospección a lo largo de toda la costa. «Foi un traballo de máis dunha semana, na que percorremos todo dende O Puntal ata Punta Bazar equipados con mapas e GPS», explica.

Esta actuación es paralela a la de la salina de O Seixal, en la que ahora se trabaja con dos objetivos concretos de cara a su divulgación. «De cara á restauración, temos que tomar as medidas necesarias para preservar o pavimento do xeito máis fácil posible, botar un morteiro entre as pedras para que non creza a vexetación entre as laxes», avanza Brais Currás. Toca asumir también el problema del drenaje «para evitar estancamentos dentro do límite da excavación porque é un sitio moi exposto ó mar e ó vento». A la vez se trabaja en la creación de la página web y la guía arqueológica que facilite su comprensión. La colaboración con el Centro de Arqueometría de la Universidad Complutense, que hizo un estudio geofísico, posibilitará conocer la extensión real de la salina. El Concello organiza para mañana una visita gratuita que comenzará a las 10.45 horas en el puerto de la villa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Descubren dos nuevas salinas romanas en la costa de A Guarda