«Quien pone las trampas conoce bien el monte», advierten los comuneros

Los obstáculos se colocaron en el mismo sitio que las que se quitaron el martes


a guarda / la voz

La colocación de trampas en montes de A Guarda ha desatado una gran preocupación. El Seprona ya precintó varias zonas para visibilizar el peligro de objetos en medio de la calzada, pero no se puede patrullar cada palmo de monte. «Tiene que tratarse de alguien que quiere hacer mal de forma intencionada y sin miramientos, le da igual a quién», explica Manuel Castro Vicente, presidente de la comunidad de montes de A Guarda. La labor de inspección que están llevando a cabo estos días los miembros del equipo que prepara la prueba de enduro que se va a celebrar el primer domingo de abril, permitió identificar varios puntos negros. La constatación de que horas después de haber retirado los obstáculos, los hayan vuelto a colocar en el mismo sito exacta, desata todas las alarmas.

«El martes se encontraron las piedras en medio del sendero, se retiraron, al igual que los troncos cortados y situados estratégicamente para cortar el paso. Trampas similares volvieron a aparecer, en el mismo sitio exactamente, el viernes», explica Manuel Castro. Al parecer ese día, el culpable estuvo a punto de ser pillado. «Acababa de colocarlas justo cuando regresaron los de la organización, pero ya no lo vieron», apunta.

Sobre la autoría de estos hechos, penalizados gravemente ya que pueden provocar accidentes con serias consecuencias para la salud de los usuarios, que suelen ser principalmente ciclistas, los comuneros parten de una premisa. «Tiene que ser una persona que conozca muy bien la zona; si no, es imposible. Además se trata de un sendero que une dos pistas y que es muy frecuentado, también por familias enteras así que hasta los niños podrían ser víctimas potenciales», advierte sin miramientos el presidente de la comunidad de montes. De hecho, advierte, «si damos con quien lo hace, lo llevaremos directamente al juzgado, porque esto es gravísimo». Los propios comuneros están ya extremando las precauciones, «que se redoblarán el día de la prueba» e, igual que la Guardia Civil, hacen un llamamiento a todos los vecinos y usuarios del monte para que, ante cualquier conducta sospechosa o problemas de paso en alguna pista, contacten de inmediato con ellos.

Parece que el autor o autores de estas trampas se hubieran ensañado con los senderistas o ciclistas. «En algunos casos hay piedras de paredes volcadas y en otras ramas de eucalipto cortadas con machada para cortar el paso. De hecho también hay alguna en la que tras una piedra y unas ramas colocaron otra roca más como si quisieran que el que se librara de la anterior, se toparan de cabeza con la última», advierte Manuel Castro.

Los miembros del club organizador de la prueba de enduro, que por primera vez se celebra entre los montes de Torroso y el Trega llevan ya dos meses preparando la zona y el circuito. «Esto no había pasado jamás en la zona, nunca antes hubo problemas con trampas ni obstáculos, ni entendemos a qué pueden venir ahora», señalan los comuneros de A Guarda. Recuerdan que «nosotros siempre colaboramos con cualquier prueba deportiva y no se entiende esto de ninguna manera».

La Guardia Civil precintó varias zonas para visibilizarlas y, al igual que los comuneros, insisten en la necesidad de que los ciudadanos se involucren y den aviso de cualquier situación de riesgo. Hace exactamente un año, el Seprona localizó en Gondomar otro tipo de trampas, que eran tres artilugios metálicos provistos de clavos con vástagos en su interior para asegurar su anclaje al terreno. En este caso aparecieron a los pies del Galiñeiro, un espacio muy frecuentado por senderistas y amantes de los deportes de montaña, especialmente durante los fines de semana. Lamentablemente no es un caso aislado. Usuarios del monte han denunciado en reiteradas ocasiones la existencia de este tipo de trampas por la comarca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Quien pone las trampas conoce bien el monte», advierten los comuneros