El Concello de A Guarda gasta 200.000 pesetas en llamadas a líneas eróticas

El porriñés José Manuel Barros se convierte en el alcalde más pesado del mundo


vigo / la voz

Hasta un 31 % bajó la factura de teléfonos del Concello de A Guarda tras la denuncia pública impulsada por el grupo municipal socialista. Según afirmaron los concejales de la oposición, se habían llegado a pagar doscientas mil pesetas (1.200 euros) en llamadas a líneas eróticas. También caliente, aunque por otros motivos, estuvo la vida municipal de Tui a comienzos de año. Una moción de censura presentada por los independientes de Antonio Fernández Rocha descabalgaba de la alcaldía a Miguel Ángel Capón Rey. El primero había ido en la lista del segundo pero se enfadaron y pasó al grupo mixto. El lío pudo ser seguido por los tudenses con todo detalle en las páginas de La Voz de Galicia.

Una polémica similar comenzó a tramarse en marzo en Ponteareas. José Castro, uno de los alcaldes más veteranos de Galicia, fue inhabilitado durante un año por el Tribunal Supremo. Como dijo él, «por no convocar a una persona a una reunión». El regidor del PP decidió que sería su hijo quien le sucedería en su ausencia. Esto creó una polémica en el seno de su partido que llevó a la salida de Castro al año siguiente del partido.

Mucho más sonriente apareció José Manuel González Barros, alcalde de O Porriño, por la feria apícola de su población. Con sus 183 kilogramos se convertía en el alcalde más pesado en el libro Guinness. Para celebrarlo, se vistió de rey de fábula para pesarse en miel.

Justo en el municipio de al lado, en Mos, el Instituto Geográfico Nacional revelaba que se habían apropiado ilegalmente de suelo de Vigo. Leri ya lo había advertido años antes.

Mucho más felices parecían en Tomiño, ya que vivieron una boda de esas de las revistas del corazón. Se casaban los periodistas Manuel Campo Vidal y María Rey. Ella era la hija del alcalde del municipio, y fueron muchos famosos los que se acercaron hasta el pazo de Goián.

Buena parte de la población de Cesantes se puso en pie de protesta por el ordenamiento urbanístico de esta parroquia de Redondela. Las protestas llegaron a la casa consistorial, donde tres mujeres de avanzada edad y una niña fueron heridas durante un desalojo policía. Esto provocó una crisis en el gobierno del PP, porque un concejal abandonó el grupo y dejó al alcalde Rincón en minoría.

Los municipios más volcados en la producción de vino, como Arbo, As Neves, Salvaterra y O Rosal, vivieron una mala cosecha, que en algunos puntos incluso se cuantificó en un descenso del 70 %. Más aliviados quedaron en Cangas debido a que la flota cefalopodera pudo regresar el caladero sahariano. Aquel año, los afiliados a la CIG-Mar de este municipio iniciaron la ruptura con el sindicato que, tiempo después, provocó el nacimiento de un sindicato propio.

En Baiona, la grúa municipal tuvo que cesar sus actividades debido a que el conductor fue agredido por dos personas a las que les iba a retirar el vehículo. En este ayuntamiento seguían empleando el basurero de cabo Silleiro, principal fuente de contaminación de la ría.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Concello de A Guarda gasta 200.000 pesetas en llamadas a líneas eróticas