El Gran de Area premia las buenas prácticas en 2 rehabilitaciones del patrimonio cultural

Jorge Lamas Dono
jorge lamas VIGO / LA VOZ

A GUARDA

santi m. amil

La Xunta promovió las obras del castillo de Santa Cruz de A Guarda y Museo do Viño de Ribadavia

12 nov 2016 . Actualizado a las 04:00 h.

No es posible obtener una obra arquitectónica de calidad sin la intervención conjunta de arquitectos, promotores, constructores y aparejadores. Así lo reconoce anualmente el Colegio de Arquitectos de Galicia a través de las obras galardonadas con los premios Gran de Area. En la presente edición, fueron reconocidas esas buenas prácticas en dos intervenciones sobre el patrimonio cultural gallego promovidas por la Consellería de Educación e Cultura.

La primera de estas rehabilitaciones se produjo en el castillo de Santa Cruz, en el municipio de A Guarda. En una extensa parcela que cobijaba un castillo construido en el siglo XVII, el estudio Rodríguez + Pintos Arquitectos SLP creó el Centro de Interpretación das Fortaleza Transfronteirizas do Baixo Miño.

«Inicialmente era un obra muy discreta porque no se planteaba intervenir en el conjunto», recuerda Santiago Pintos, del estudio vigués. «La enorme riqueza patrimonial e incluso urbanística que se escondía bajo la intensa maleza permitió, poco a poco, acometer el conjunto bajo los criterios de la Dirección Xeral de Patrimonio, que, entre otras cosas, mantuvo el acertado criterio que no se eliminase ninguna huella de lo que fue el edificio», añade el arquitecto. Aunque inicialmente fue una fortaleza militar, posteriormente pasó a manos privadas y se convirtió en una residencia de indianos, de ahí que se conservasen elementos como el palomar y la vivienda, donde se realizó el centro.