«Instalarme en la aldea no ha influido a la hora de plasmar mis creaciones»

María Jesús Fuente Decimavilla
maría j. fuente VIGO / LA VOZ

A CAÑIZA

M.MORALEJO

A los cursos de Cristóbal Vidal acuden deportistas, universitarios, de todo

18 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aprendió a coser de pequeño con su madre, haciendo ropa para ella y el resto de la familia y acabó titulándose en la Escuela de Artes y Técnicas de la Moda de Barcelona y desfilando en la pasarela Gaudí durante varias temporadas. Pero Cristóbal Vidal siempre tuvo claro donde estaba su sitio. «Nací en Vigo, pero siempre estuve muy vinculado a A Cañiza, mi sueño desde pequeño era vivir en Achas».

-¿Ha influido en su creación residir en una parroquia de A Cañiza?

-Instalarme en la aldea no ha influido a la hora de plasmar mis creaciones. Mi sistema de trabajo es muy cerebral; tres días, como mínimo, estoy en Vigo, voy persiguiendo toda la oferta de la ciudad, mi forma de trabajar es sugestionándome por medio de la lectura. La línea troncal de mi investigación en moda se basa en la liturgia y protocolo de la aristocracia, esa simbiosis de ascetismo y absolutismo, que fue el tema de mi proyecto de fin de carrera, es el hilo conductor de toda mi creación.

-Ha sido un precursor de los que ahora vuelven a la aldea, incluso ejecutivos. ¿Es difícil?

-No. Investigo, me encierro. En el 2007 conocí a Juan, mi marido, y con él me fui a Ourense y trabajaba desde allí. Al cabo de cinco años mis padres hicieron una casa de campo frente a la de mis abuelos en Achas (A Cañiza), donde me hice un taller laboratorio para trabajar desde aquí varios días a la semana.