Las diez peticiones de los bomberos de Vigo: de cobrar lo adeudado a más funcionarios

J.R. VIGO / LA VOZ

VIGO

Plantilla y gobierno local se verán el martes para la mesa de negociación

22 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

La precariedad de la plantilla de bomberos, que motiva según los mismos trabajadores inseguridad en la ciudad, se dilucida en una negociación entre los sindicatos y el gobierno local para alcanzar un acuerdo entre ambas partes. El martes está convocada la mesa de negociación para tratar las posturas, por ahora bastante enfrentadas. El acta de otra reunión igual celebrada el mes pasado incluye las propuestas de los bomberos, resumidas en diez puntos que implican el cobro de salarios atrasados y ampliar la plantilla para ampliar la seguridad de la ciudad más poblada de Galicia.

Ofertas de empleo atrasado correspondiente a los años 2021, 2022 y 2023. Los funcionarios exigen agilizar los trámites y convocarlas plazas. Recuerdan también en su propuesta que «los primeros interinos acaban en septiembre los tres años y entrarían en fraude de ley si continúan y no está convocada la oferta, con la consecuencia de la reducción de efectivos».

Especificar las bases de los procesos selectivos. Tanto la parte teórica como la física. A día de hoy están aprobadas en Junta de Gobierno Local unas bases con multitud de errores, explican los bomberos, «y no se sabe si se publicarán las mismas u otras con pruebas diferentes. Esto ocasionaría perjuicio para el personal que quiera acceder a esas plazas, al no ser conocedores de los temas que tienen que estudiar o los ejercicios físicos para entrenar».

Subida de la relación de puestos de trabajo (RPT). Es otra petición de los bombero, que justifican la demanda con «lo necesario que es reforzar el servicio para dar una respuesta con garantías y poder dar cobertura a más intervenciones que van en beneficio de la ciudadanía».

Derechos atrasados. Los bomberos requieren al gobierno local «aclarar la forma de disfrutar las vacaciones de años anteriores, ya que desde la jefatura del servicio, este año se están denegando las atrasadas y facilitando solamente el disfrute de las del año 2024». El planteamiento de los funcionarios recuerda que «las vacaciones atrasadas ya fueron pospuestas por decreto en 2023, y nuevamente pospuestas en 2024. Las vacaciones son un derecho innegociable e irrenunciable, por lo que no pueden denegarse constantemente».

Salarios sin pagar desde el 2021 y a funcionarios ya jubilados. Los bomberos solicitan igualmente el «pago de cualquier tipo de hora atrasada desde el año 2021. Hay personal al que se le debe desde diciembre de 2021 e incluso a personal jubilado». También se reclama el pago de Nochebuena y Navidad del personal que trabajó eses días en los años 2021 y 2022, y es de obligatorio cumplimiento por convenio, recuerdan los sindicatos.

Pautas de horario. La sexta reivindicación implica solicitar un modelo para gestionar y aplicar las 35 horas semanales de trabajo. Se pone de referencia la casuística de los bomberos de Badajoz porque tienen las mismas jornadas que Vigo.

Más deudas a la plantilla, estas del 2022. Los bomberos reclaman también pagos atrasados de hace dos años. Corresponden a jornadas de verano que el Ayuntamiento les adeuda a mayores de las ya citadas.

Puestos de mando no reconocidos. Es común en la plantilla de bomberos, por la falta de personal, que bomberos realicen labores que no les corresponden, o que asuman puestos de mando sin tener la acreditación oficial. Es por eso que la plantilla reclama al gobierno local la «encomienda de funciones temporales para el personal que está realizando funciones superiores a las que le corresponden».

Equipararse a los ayuntamientos mayoritarios en España. Los bomberos reclaman una petición que viene de lejos. Implica la reclasificación al grupo Cl de los funcionarios. Añaden que la mayoría de los ayuntamientos de España ya tienen realizada esta reclasificación.

Vigo sigue sin grupo el rescate acuático. La última reclamación de los bomberos también viene de lejos. Implica reactivar del grupo de rescate acuático, gestión de socorrismo y servicio para realizar en playas. «Desde el año 2010 hay una sentencia que obliga a convenir con el puerto, previa negociación del cambio de las condiciones laborales del servicio. Van 14 años incumpliendo esa obligación. La sentencia, además, insta a que mientras no exista el convenio, se actúe por solidaridad».