Despedido el repartidor de una hamburguesería tras llamar «asquerosa» a una jefa cuando le pidieron que se quitase un «piercing»

E. V. PITA VIGO / LA VOZ

VIGO

Oscar Vázquez

El altercado fue en Vigo durante una visita de altos cargos de la compañía y el empleado, según la carta de despido, era un reincidente que había protagonizado otros hechos violentos

19 abr 2024 . Actualizado a las 00:40 h.

El Tribunal Superior ha confirmado el despido disciplinario de un repartidor de una hamburguesería de la avenida de Florida porque llamó «asquerosa» a la gerente delante de sus supervisores  después de que en dicha reunión le hubiese comentado el jefe territorial que no podía llevar el «piercing» en el lugar de trabajo y le inquiere para que cumpla con las normas de seguridad al decirle que debe de ponerse los zapatos de seguridad y que él reconoce no llevarlos puestos. En esa reunión en el restaurante de comida rápida le notificaron que lo trasladaban de restaurante por crear una mala imagen y detrimento en el servicio de delivery a domicilio. Fue despedido dos días después de volver de una baja por incapacidad temporal. Cobraba 886 euros al mes.

La sección primera de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en una sentencia del 28 de febrero del 2024, confirma el despido disciplinario, que ya había acordado el Juzgado de lo Social número 2 de Vigo en el 2022.

En la carta de despido, la empresa acusa al operario de actuar «de manera totalmente contraria a los más elementales principios de conducta de esta compañía. De hecho, con su comportamiento usted incumplió las varias normas entre las que destacan las normas de conducta que deben regir en todo centro de trabajo de esta compañía para poder garantizar un ambiente de trabajo sano y libre de cualquier tipo de violencia y, lo que es más grave, cuando se le comunicó en tiempo y forma la comunicación de su traslado a otro restaurante, faltó al respeto y agredió verbalmente a la gerente».

La carta le reprocha que él genere «un ambiente de violencia entre compañeros y por lo tanto, puede dar lugar a que el ambiente en el puesto de trabajo no sea el adecuado dado que en este caso. Usted amenaza a su supervisora jerárquica abiertamente delante de otros miembros del equipo gerencial. Como es evidente, el trato dispensado por usted a su superiora no es acorde al código de conducta de la compañía».