Proponen las primeras sanciones de entre 10.000 y 50.000 euros por llevar perros sin chip en la provincia

Monica López Torres
m.torres REDACCIÓN / LA VOZ

VIGO

Guardia Civil

El Seprona advierte sobre la nueva ley de bienestar animal

27 oct 2023 . Actualizado a las 01:37 h.

Los propietarios de perros que ya han sido denunciados por no haber puesto el microchip a sus mascotas tras la entrada en vigor de la ley de bienestar animal tendrán que abonar multas de entre 10.000 y 50.000 euros. Hasta el pasado 29 de septiembre, la sanción máxima por este concepto era de 5.000 euros, pero la nueva normativa multiplica por diez el tope. Las primeras propuestas de sanción han sido confirmadas a La Voz por el jefe de la sección del Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, Álvaro Lago.

El responsable de Seprona en la provincia recuerda que «es obligatorio que tanto perros como gatos y hurones tengan microchip. No ponerlo se considera una infracción grave. Lo mismo pasa con las aves, que han de estar anilladas desde su nacimientos y no solo las de la lista cuando antes se limitaba a las de la lista Cites (de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.

«De momento, solo hemos propuesto para sanción casos de perros, pero la identificación es igualmente obligatoria para gatos y hurones», insiste Lago. La correcta identificación es una de las normas esenciales que más interesan ya que el censo de animales de compañía sigue multiplicándose cada año en Vigo y su área de influencia, pero hay otras novedades para sus dueños. Dejar sin supervisión a un perro o atado a la puerta de un comercio es una sanción leve, que puede quedar en un apercibimiento pero también acarrear multa de entre 500 y 10.000 euros. Además, explica el jefe del Seprona, es obligatorio comunicar a las autoridades la pérdida o sustracción de cualquier mascota en un plazo máximos de 48 horas. «No hacerlo se considera como falta leve, pero quien siendo advertido de que el animal ha sido localizado y está en un centro o refugio no fuera a recogerlo incurriría en una falta grave, con sanción de hasta 50.000 euros», dice.

El Seprona no ha notado un incremento en los casos de abandono o maltrato desde la entrada en vigor de la ley de bienestar animal. «Las principales actuaciones siguen siendo por identificación de perros, maltrato o perros potencialmente peligrosos, que ahora se llaman animales de singular manejo», señala el teniente.

Entre las investigaciones abiertas está la del abandono de cinco cachorros que tiraron en una bolsa cerrada a la basura en A Cañiza. El autor de estos hechos, confirma Álvaro Lago, se enfrenta a una multa de hasta 50.000 euros y, si la llamada de una vecina no hubiera permitido salvar a los animales, podrían caerle dos años de cárcel, según el Código Penal. Es la misma normativa para quien hace quince días tiró a otro perro ya adulto a un contenedor en Redondela. Son investigaciones complejas y el teniente destaca la importancia de la colaboración ciudadana para resolverlas. Lago señala como elementos muy positivos de la ley «la identificación de los animales, la clasificación de las mascotas o evitar la cría incontrolada y la proliferación de las colonias felinas».