La nueva corporación de Vigo heredará una larga lista de obras pendientes del Gobierno

VIGO

El ministro de Cultura, Miquel Iceta, visitó ayer el Concello y volvió a hablar con Caballero del proyecto de la biblioteca estatal
El ministro de Cultura, Miquel Iceta, visitó ayer el Concello y volvió a hablar con Caballero del proyecto de la biblioteca estatal CEDIDA

Tren, autovías, suministro de agua, biblioteca del Estado, avenida de Madrid y ETEA están sin empezar

20 may 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

La lista de demandas que Vigo mantiene ante el Gobierno central es prácticamente la misma que la que la ciudad reclamó en la campaña de hace cuatro años y que ya se arrastraba de anteriores mandatos, décadas incluso en alguno de los proyectos de infraestructuras más ansiados. Apenas nada ha cambiado visualmente para Vigo en este mandato en esa relación con la Administración central: ni ha llegado el tren de alta velocidad, ni las obras han comenzado en la salida sur ferroviaria hacia Portugal, ni en el trayecto directo hacia Ourense por Cerdedo ha alcanzado la orden de salida, como sigue sin ser realidad la nueva autovía hacia O Porriño, el soterramiento de la VG-20 a su paso frente al polígono de Navia o también, por ejemplo, la reforma de la avenida de Madrid, que ha pasado ya por las manos de hasta cinco ministros de Fomento e Infraestructuras.

Realizaciones que siguen todas ellas su peregrinaje de estudios, sin que ni uno solo de ellos sea definitivo y antesala inmediata del inicio de su construcción.

Tampoco hay solución firme para garantizar el abastecimiento de agua potable a Vigo; no se ha iniciado el proyecto de recuperación del frente costero de Samil, cuyo proyecto fue presentado por la ahora concejala Elena Espinosa en el 2008 cuando era ministra, y no ha pasado aún de la etapa de anuncios el paseo prometido para unir la mayor playa urbana de Galicia con Bouzas.

La biblioteca del Estado ha recibido más impulsos teóricos que acciones para ponerla en marcha, aunque ahora ya son tangibles sus planos para quienes la quiera conocer en la exposición pública del proyecto llamado a ocupar casi 7.000 metros cuadrados y no dejar languidecer la antigua área judicial de As Travesas. La también biblioteca de Teis, no ha pasado aún de las infografías.

Otra obra que merece un premio a la constancia en los presupuestos generales del Estado es la creación de la nueva sede del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC, que sigue en Bouzas, pese a que con las partidas consignadas debería haberse echo su traslado a la ETEA ya media docena de veces.

La velocidad de crucero sigue sin imprimirse a la conversión en área urbana del último tramo de la AP-9 desde el nudo de la calle Buenos Aires, como tampoco en su recta final del entorno de la estación de Urzaiz.

Otras obras anunciadas con singularidad como la construcción del edificio World Car Center en Balaídos, suma más bocetos que realidades, como le sigue sucediendo a la dotación de alta tensión a Stellantis, prometida de manera oficial por el Gobierno en enero, pero que aún no es suficiente para que lleguen a factoría automovilística los 220 kilovoltios con los que poner fin a los cortes de energía que sufre la planta.

Y otra obra que depende del Gobierno central, menor en coste y complejidad, pero no escasa de vistosidad, la iluminación del puente de Rande, ha sido aparcada por el Ejecutivo por cuestiones de imagen ante el precio que ha cobrado la energía.

Vialia, la muralla de O Castro, la vía verde y el paseo de Bouzas, los logros alcanzados

La relación entre el Ayuntamiento de Vigo y el Gobierno central, además de dar pie a una larga lista de compromisos pendientes de ser ejecutados, también ha cosechado en estos cuatro años al menos cuatro logros que se han hecho realidad en la mayor ciudad de Galicia.

La finalización del complejo comercial de Vialia diseñado por el arquitecto norteamericano Thom Mayne y su incardinación con la estación de Urzaiz, es la gran realización con dinero estatal de estos cuatro años. Ya casi suma dos ejercicios desde su puesta en marcha y en sus inmediaciones parte otra consecución apadrinada por el Ejecutivo central, la vía verde que se ha desarrollado sobre el viejo tendido ferroviario a Chapela.

Otro paseo, el de Bouzas, encara su recta final tras aguardar un largo plazo a que Costas cediese al Ayuntamiento los terrenos para que el Concello diese comienzo a las obras que ahora se ultiman. Y la luz acaba de ver también la adecuación del entorno militar de O Castro, tras la reforma de su fortaleza y ahora la habilitación de los pasadizos subterráneos en los que el Ministerio de Cultura ha aportado fondos para su musealización y recreación de las batallas que asolaron el Vigo de antaño.

El ministro de Cultura, Miquel Iceta, reiteró ayer en una visita a la alcaldía de Vigo el compromiso de construir en la ciudad la biblioteca del Estado, proyecto en exposición pública y para la que el Concello ha puesto a disposición los terrenos necesarios en la calle Lalín. «Son templos de la cultura», definió el ministro, quien retomó el compromiso alcanzado en el 2007 desde el Gobierno de Zapatero. Abel Caballero culpó al Ejecutivo de Mariano Rajoy de haber paralizado el proyecto, «una deuda», añadió Iceta.