El Porriño conquista en Elche su cuarta victoria consecutiva (21-26)

LA VOZ VIGO

VIGO

CEDIDA

El equipo de Isma Martínez ocupa provisionalmente la tercera plaza de División de Honor femenina

03 dic 2022 . Actualizado a las 22:41 h.

Después de la victoria obtenida el pasado fin de semana, el Porriño viajaba hasta Elche para intentar sumar su cuarta victoria consecutiva y cumplió el objetivo. Ante el Elche en el Pabellón Esperanza, el conjunto visitante se impuso por 21-26

Empezó la primera parte con las porriñesas teniendo el primer balón para atacar. Sin embargo, no pudo convertir en gol el equipo de Isma Martínez tras una gran primera defensa del rival. El primer gol del partido sería de Elena Martínez, que convertiría el penalti para poner a su equipo por delante. No tardaría Malena Valles en realizar la misma acción y poner el empate en el marcador.

La defensa ilicitana se apresuró a subir y presionar a las porriñesas, a las que que les empezó a costar atacar. Pasados los primeros cinco minutos, la igualdad se mantenía en el electrónico con un 1-1. El partido se estaba convirtiendo en un tira y afloja entre ambos equipos con un ritmo muy alto. La defensa de las locales estaba exigiendo a sus oponentes un gran juego sin balón para llegar hasta la portería contraria. El juego de las ilicitanas estaba teniendo su efecto, llegando a estar dos por encima.

El Porriño no tardó en empatar, pero no estaban acertadas de cara a portería. La defensa porriñesa estaba permitiendo fintar con facilidad a las primeras líneas ilicitanas que entraban con facilidad. El marcador continuó en igualdad en el primer cuarto de partido (7-7). Las paradas de Estela Carrera estaban dando aire en defensa yel equipo consiguió darle la vuelta al marcador y ponerse un gol por encima, si bien el Elche no bajó los brazos.

A falta de cinco minutos para el descanso, el marcador estaba en igualdad con un 10-10. Malena aprovechó el rechace para ponerse un gol por encima y Mica Casasola sumaría el dos de diferencia. Ante ello, Rocamora en el minuto 28:35 pidió tiempo muerto, pero no tuvo el efecto que esperaba. Llegó el minuto 30 y el Elche falló la falta directa, quedando un resultado de 11-13.

Al inicio de la segunda parte, las locales pusieron en juego el balón, entrando con una actitud renovada, pero el Porriño continuaba manteniendo la distancia. El ataque visitante pasó a ser mucho más pausado, optando por un ataque posicional y no entrando en el juego rápido de las locales. Las de Isma Martínez aumentaron su intensidad defensiva, pero en ataque, y tras un nuevo cambio defensivo de las locales, no encontraban portería. A falta de quince minutos para el final, el Porriño había cogido las riendas del partido con un 18-21.

Rocamora pidió un nuevo tiempo muerto para intentar ordenar el ataque de las suyas, pero una gran Estela Carrera bajo palos impidió transformarlo en gol. El Elche despertó y en el minuto 18:05 redujo distancias para ponerse a tan solo un gol (20-21). Fue ahí cuando Isma Martínez pidió tiempo muerto. Tras un largo ataque, Casasola transformó los siete metros y volvió a poner la diferencia de dos en el resultado. La defensa en estos últimos diez minutos iba a ser clave para que las gallegas se llevasen los dos puntos para Galicia.

Llegó el minuto 25 y el Porriño volvió a poner el electrónico a su favor con un 21-24. En estos últimos minutos, el ataque de las ilicitanas estaba siendo frenético ante unas gallegas que estaban gestionando bien los ritmos de partido. El Porriño obtuvo una nueva victoria por un resultado de 21-26.

Estela Carrera: «Ahora que se habla tanto de salud mental, yo llegué a tener miedo a jugar»

M. V. F.

Estela Carrera se siente en el Porriño «cómoda como hacía mucho tiempo» que no se sentía. Se nota en su rendimiento, con una gran actuación en la victoria en el derbi de División de Honor Femenina de balonmano sobre el Guardés que le ha hecho ser elegida como la mejor jugadora de la jornada. Pero cuando se le pregunta por estos buenos momentos, la portera se retrotrae a los que no lo fueron en absoluto: «Llegué a tener miedo de jugar y de entrenar, aunque sea difícil de explicar».

La guardameta, de 31 años, habla abiertamente de que este buen momento que atraviesa llega después de superar un período de falta de confianza. «Ahora que se habla tanto de salud mental, yo pasé unos años malos entre lesiones y que no estaba bien», recuerda. A la pregunta de si perdió la ilusión hasta el punto de pensar en dejarlo, la respuesta es afirmativa. «Me lo planteé, pero venir al Porriño me hizo recuperar las ganas y lo agradezco mucho», explica.

Seguir leyendo