«Mi perro Coco está muy deprimido porque se llevaron a su hermanita»

a.martínez VIGO / LA VOZ

VIGO

Oscar Vázquez

Alba Sobrado afirma que su mascota no quiere comer ni salir a la calle en Vigo desde que desapareció su compañera inseparable

17 nov 2022 . Actualizado a las 12:13 h.

Coco no come ni quiere salir a la calle. Este cachorro de raza Beagle está muy deprimido porque alguien se llevó a su hermanita Greta. Su dueña, Alba Sobrado, la busca desesperadamente por todo Vigo para devolverle la felicidad a su mascota y también la suya propia, porque la desaparición le causa una gran tristeza. Afirma que el que peor lo lleva es Coco. «No está alegre como antes, no come, no bebe, no quiere salir y está triste». Coco solo quiere colo, cuando antes siempre olisqueaba todo y era travieso.

«Como le digas el nombre de la perra, empieza a aullar, a tirar de la correa, grita y se me escapa», afirma. Para ella, el amor que se tenían Coco y Greta, con apenas cuatro meses de vida, es una muestra de cómo los animales sienten un gran apego entre ellos, como las personas.

Misma camada

Pertenecen a la misma camada. Eran cuatro cachorros y dos murieron por parvovirosis. Eran de un amigo suyo que es cazador y se enamoró de ellos, por lo que se los pidió y el hombre se los acabó regalando. Alba se encargó de vacunarlos y desparasitarlos. Los perros estaban siempre juntos y jugaban mucho. La mala fortuna ocurrió hace unos días, cuando Alba lo perdió de vista un momento y después no lo encontró.

Se confió porque se encontraba en un callejón sin salida privado, cerca de la senda del agua y de la calle Cantabria. Un testigo vio cómo una mujer cogió a la perrita y se la llevó en brazos. Alba movió cielo y tierra para buscarla. Pidió la ayuda de todos sus amigos y conocidos. Colgó carteles en varios lugares con una foto de Greta. En el texto del cartel se dirigía «a la señora que tenga esta perra, se ponga en contacto porque el hermano está sufriendo».

Una amiga llegó a localizar a la señora y le llamó por teléfono. Esta dijo que no ya no tenía al animal porque se le había escapado a la altura del colegio de Frián. «Todo el mundo vio cómo se llevaba a la perra, pero nadie cómo se le escapaba», afirma Alba con incredulidad. Su pareja José es cazador y afirma que la perra tiene mucho potencial, dado que tiene unas cualidades innatas para buscar presas.