Fiestas para recorrer nuestra historia

Jorge Lamas Dono
jorge lamas VIGO / LA VOZ

VIGO

Vigo y los municipios de su entorno celebran los grandes acontecimientos de su pasado

17 may 2022 . Actualizado a las 01:53 h.

Desde hace unos años se ha puesto de moda rememorar acontecimientos históricos relevantes a través de festejos en los que incluso los participantes se visten al modo de la época correspondiente. A través de ellas se pueden recorrer miles de años de historia en el área de Vigo. Baiona fue pionera en este tipo de celebraciones en el área metropolitana. El hecho conmemorativo es universal porque se trata de la llegada a España de las noticias del descubriendo de América. La Arribada se celebra el 1 de marzo desde 1993, y convierte a la villa real en una población de finales de la Edad Media. Durante todo el año se pueden visitar la réplica de la carabela Pinta y el Museo de la Navegación.

En Vigo fueron los vecinos del Casco Vello quienes salieron a las calles el 6 de abril de 1997, vestidos de gallegos de 1809 y de soldados napoleónicos, para teatralizar la Reconquista de la entonces pequeña villa marinera. Veinticinco años después, aquella celebración se ha convertido en la principal fiesta de la ciudad y ya luce la denominación de interés turístico nacional. También se han ido depurando errores y ya nada tiene que ver lo que acontece actualmente en la fiesta con lo experimentado, especialmente, en sus primeros años. Tiene lugar en torno al 28 de marzo, pero el Casco Vello de Vigo se puede visitar todos los días y rememorar los acontecimientos de hace más de doscientos años.

No es la única fiesta histórica que se celebra en Vigo. Incluso, no es la única que se centra en los acontecimientos de marzo de 1809. Aunque aquellos hechos no tuvieron mucha relación con Bouzas, en la villa marinera se han hecho un hueco en el calendario lúdico de la lucha antinapoleónica con la Festa da Brincadeira. Y es que es una auténtica brincadeira celebrar esta fiesta desde un punto de vista histórico, pero tampoco hace falta ser un académico para pasarlo bien. El caso es que este festejo es seguido por miles de personas que, cada vez más, se implican en su desarrollo. Ha quedada fijada su celebración para el segundo domingo de mayo.