El Corcovado vigués, contra reloj

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO

La imagen del Sagrado Corazón espera su colocación desde hace un año

10 oct 2021 . Actualizado a las 00:57 h.

A punto de cumplirse un año del acuerdo entre el Concello y la Diputación para colocar la imagen del Sagrado Corazón sobre la ermita de A Guía, aún no hay fecha para que se lleven a cabo esas obras. La cuenta atrás ha comenzado porque, en virtud del convenio firmado en diciembre del año pasado, los trabajos deberían estar concluidos antes de acabar el 2021. Prácticamente ya no queda tiempo. En la Iglesia están preocupados porque, si las obras no se hacen en este momento, con la llegada del invierno será todavía más difícil. «La obra es compleja y en esa zona el viento suele batir con fuerza. Cuando sopla no es precisamente brisa», señala un sacerdote que impulsó el proyecto. Desde el Obispado creen que si no se acometen ahora las obras, ya no será posible ejecutarlas hasta el año que viene, cuando el acuerdo de financiación municipal y provincial habrá caducado.

La obra artística de granito está concluida. Lleva un año en la Escuela de Cantería de la Diputación de Pontevedra esperando su traslado. El alcalde, Abel Caballero, y la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, acordaron que lo harían. El organismo provincial asume el compromiso de costear íntegramente las obras, presupuestadas en 84.234 euros. Al mismo tiempo, la administración local se encargará de llevar a cabo la iluminación ornamental del exterior de la capilla de la Guía por un montante de 21.845 euros.

Este proyecto de iluminación tampoco ha experimentado ningún avance. Patrimonio Cultural de la Xunta autorizó la iniciativa en junio, pero requirió completar la documentación respecto de la parte que afecta a la ermita. Los técnicos del servicio de Patrimonio de Pontevedra solicitaron al Ayuntamiento y la Diócesis de Tui-Vigo que resuelvan «las incongruencias documentales entre ambos suyos proyectos», de modo que las actuaciones de alumbrado público y monumental sean compatibles entre sí y se integren adecuadamente en el lugar. Al mismo tiempo, la Xunta también requería el Ayuntamiento un proyecto de sondeos arqueológicos manuales, con el objeto de poder valorar arqueológicamente el subsuelo afectado por las intervenciones pretendidas para su preceptiva autorización. Pasados los más de dos meses de haber dado luz verde, el Concello no ha presentado ninguna documentación al respecto. «No hay novedades respecto a ese expediente», indican desde la Xunta.