«Trabajar para la película Shang-Chi ha sido un gran salto en mi carrera»

Bibiana Villaverde
bibiana villaverde VIGO / LA VOZ

VIGO

La tudense Belén Sousa ha creado personajes mitológicos en 3D para la cinta de Marvel que está recaudando millones en taquilla: «Nos dieron mucha libertad en las animaciones»

30 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Año y medio de trabajo, 15 minutos de acción en la gran pantalla. La creación en tres dimensiones es un trabajo complejo y muy especializado pero apasionante para Belén Sousa (Tui, 1988). Esta animadora 3D ha creado personajes mitológicos para la última cinta de Marvel, ahora en cines. Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos recrea un mundo oriental de fantasía en el que hay personajes tan fascinantes como una especie de perro con seis patas, cuatro alas y sin cabeza, un zorro de nueve colas o una manada de caballos azules. «Creamos el personaje de Morris, el perro sin cabeza. Fue muy divertido de animar. Al no tener cara, las alas servían para expresar lo que sentía».

Belén Sousa trabaja en Alemania para Trixter, con sede en Munich, la empresa a la que Marvel le encarga la animación de muchas de sus películas. Sousa ha colaborado en producciones de la talla de Capitán América o Spiderman Homecoming pero la cinta que está en los cines es la que la hace sentir más orgullosa. «En esta película, a nivel profesional di un salto muy grande con planos más complejos que a lo largo de estos años. Fue más de un año de trabajo cuando normalmente son entre tres y cinco meses». Un proceso que arranca cuando en Trixter reciben el guion gráfico animado. «En este caso creamos de cero el personaje de Morris y los zorros. No dibujamos a mano, lo hacemos por ordenador pero no es sencillo, tienes que ir frame a frame, tienes que ir moviendo los controladores en el ordenador, como si dibujases».

Durante el proceso de creación de los personajes de animación hay un proceso de modelado, de creación de texturas y, por último, de animación, ese es el punto fuerte de Sousa. «Nos dieron mucha libertad para presentar animaciones y les gustaba lo que fuimos presentando. En esta película hice propuestas que luego vi en la pantalla: hay una escena con una manada de caballos azules que se asustan, los caballos y los zorros que se ven al fondo son propuestas que hice yo», explica esta tudense.