«Nos ven como locos, pero conducimos así porque si no es imposible llegar a la hora»

celia eiras VIGO / LA VOZ

VIGO

XOAN CARLOS GIL

Trabajadores de Vitrasa explican las razones de su huelga: jornadas de diez horas sin descanso que empujan al estrés

22 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo denuncia Imanol Arnoso, presidente del comité de empresa de Vitrasa: «Nos ven como locos al volante, pero conducimos así porque si no es imposible llegar a la hora». Jornadas de diez horas, horarios de línea imposibles, incumplimiento del tiempo de descanso y recortes de servicios son las razones que han llevado a la plantilla de la concesionaria de transporte urbano de Vigo a emprender movilizaciones con cuatro días de huelga. Exigen a la dirección un nuevo convenio, pero las negociaciones han fracasado de momento. «La empresa no quiere negociar porque dice que no es el momento, cuando el convenio lleva caducado casi un año», sostiene el conductor

XOAN CARLOS GIL

Santiago Riveiro.

Vitrasa, que no ha querido hacer declaraciones a La Voz de Galicia, tildó los paros -en un comunicado de prensa de la semana pasada- de «medidas desproporcionadas» que están «a prexudicar os cidadáns de Vigo». La empresa recalcó la depresión que está atravesando el sector del transporte de viajeros, «a maior crise económica vivida ata o momento».

XOAN CARLOS GIL

Los señala que al Grupo Avanza, propietario de Vitrasa, se le adjudicó el servicio de autobuses urbanos del Área Metropolitana de Barcelona, por el cual «deberán desembolsar casi 500 millones de euros en el primer año». «¿Cómo te metes en una inversión así y luego dices que no tienes dinero para mantener el transporte de Vigo?», se pregunta Arnoso, que argumenta que la empresa ha aprovechado la pandemia para recortar servicios: «Antes salían 110 buses de las cocheras todos los días y ahora solo salen 94». Además, la Consellería de Sanidade ha restringido un tercio de las plazas de pie. La empresa vigila que se cumpla el aforo máximo mediante las cámaras de seguridad de los autobuses pero, según Félix Gómez, encargado de la línea 5, «si tú no te das cuenta y los llamas, ellos no se preocupan».