La viguesa María Bautista arbitrará en los Juegos Paralímpicos

VIGO

La jueza de taekuondo es una de las 30 elegidas entre 250 aspirantes y tras pasar parte de las pruebas físicas sin haberse superado una rotura de tobillo

02 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras un proceso que comenzó hace más de dos años y después de haber tenido que mantenerlo en secreto desde que supo hace unos días que estaba entre los 30 elegidos, hoy es el día en que la viguesa María Bautista, del club Sares de Cangas, puede gritar a los cuatro vientos que será una de las juezas de taekuondo en los Juegos Paralímpicos de Tokio. «La espera fue angustiosa. Una vez que llega el correo, lo relees 30 veces para asegurarte de que estás dentro», comenta. A eso le sumó «no poder decirlo a nadie, ni a la familia, porque corres el riesgo de quedarte fuera», detalla.

María no oculta que es el «logro más importante» de su destacada carrera. Y el que le faltaba después de haber estado en campeonatos de todos los niveles a lo largo y ancho del mundo. Una lesión le impidió aspirar a estar en los Juegos Olímpicos —la recuperación le privó de llegar a tiempo para presentarse para Tokio y ya se había quedado a las puertas en Río— y a punto estuvo de costarle la selección para los Paralímpicos. Que vaya a estar allí es fruto de una auténtica gesta.

Fue en julio del 2018 cuando Bautista sufrió una lesión que califica como «un buen estropicio». Se rompió la tibia, el peroné «y alguna cosa más». Tuvo que pasar dos veces por quirófano, placas y tornillo incluidos, y poco después afrontó el primer curso de parataekuondo para árbitros, ya que la disciplina se estrena en esta cita. «Me fui con muletas a Suecia. Fue una odisea viajar sola, de madrugada, con trenes altísimos... Pero hice el curso y lo aprobé», rememora.