El Concello desautoriza un club de piragüismo sin licencia en Samil

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO

Google Earth

Las instalaciones están en suelo rústico e incumplen la parcela mínima

22 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Podría ser un lugar perfecto como almacén para pequeñas embarcaciones de recreo y ofrecer servicios y descanso a los usuarios, pero no ha pasado el filtro de la normativa en vigor. Las instalaciones para la práctica y aprendizaje del piraguismo ubicadas cerca de la playa de Mourisca, en Samil, no tienen más futuro que la demolición.

No ha prosperado en el Ayuntamiento el intento de legalizar unas construcciones sin licencia en suelo rústico de protección para convertirlas en un club de piragüismo a pie de playa.

El Concello ha denegado el permiso porque las obras realizadas no se ajustan al planeamiento ni tampoco cuentan con informes sectoriales favorables. Se trata de una parcela que lleva años cerrada y que cuenta con dos edificaciones para ser acondicionadas para guardar las embarcaciones. Actualmente se encuentran en estado de abandono, pero recientemente la sociedad Invest 95 ha tratado de regularizarlas sin éxito. Iván Gómez, como representante de esta entidad, presentó un escrito de alegaciones pidiendo la suspensión del procedimiento en tanto no se consigan las autorizaciones secotirales o el archivo del expediente.

Las instalaciones cuentan con un cierre de metacrilato y una entrada desde la propia Avenida de Samil. También tienen una puerta de acceso a la playa que está protegida por rejas.

La Axencia Galega de Protección da Legalidade Urbanística (Aplu) ya abrió un expediente hace tres años por la realización de obras sin la correspondiente autorización autonómica.

La arquitecta municipal informó en aquella época de forma desfavorable a la petición de licencia, toda vez que no se aportaron las autorizaciones y porque la parcela se encuentra en una zona de servidumbre de protección de costas.. Se trata de una zona que también se incluye en el contorno de protección de un yacimiento arqueológico que se encuentra catalogado. Data de la época romana y está localizado en la Praia da Mourisca y cerca del Museo do Mar. Los restos que se han analizado se encuentran en buen estado de conservación y se presume que hay más repartidos por todo el área.

El proyecto acumula otras irregularidades que hacen imposible su legalización. De acuerdo con el expediente municipal, la parcela sobre la que se asienta el club de piraguismo no cumple con el requisito de parcela mínima de 2.000 metros cuadrados y las construcciones realizadas tampoco respetan las distancias mínimas a los linderos. Deben estar a una distancia de no menos de cinco metros.

La jefatura de Medio Ambiente solicitó el año pasado un informe urbanístico al Concello. La respuesta municipal fue que el proyecto no resulta compatible con el ordenamiento vigente.