La Justicia condena al Concello de Vigo a tramitar la licencia de una sala de juegos

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO

Oscar Vázquez

El gobierno local denegó la autorización en Florida hace dos años, en medio de una polémica por la apertura de un local similar junto a parques infantiles de Navia

18 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una sentencia reciente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha condenado al Concello a tramitar la licencia para la apertura de un salón de juegos en el bajo del número 73 de la calle Florida. El gobierno municipal denegó la autorización en junio de 2019, en un momento en el que había estallado en la ciudad una fuerte polémica por la apertura de un negocio similar junto a un parque infantil en Navia que movilizó a los vecinos. El propio alcalde, Abel Caballero, se había pronunciado públicamente en contra de este tipo de negocios que, en su opinión, «no son ninguna contribución al entendimiento en la ciudad».

En ese clima contrario a la apertura de este tipo de negocios, la administración local echó el freno al proyecto aduciendo razones urbanísticas. Los técnicos municipales revisaron las obras de adecuación del bajo comercial que habían comenzado sin licencia. El gobierno basó su decisión en un informe del ingeniero municipal que expresaba que el cambio de uso del local no era acorde con la reforma planteada.

La empresa Xogopro Sur de Galicia Siglo XXI recurrió al juzgado, que no le dio la razón en primera instancia, pero recientemente el TSXG ha estimado su recurso. La sentencia ordena «la retroacción de actuaciones al momento inmediatamente anterior a la denegación, para que se dicte la resolución que proceda».

Los demandantes querían que el juzgado condenara al Concello a darles la licencia directamente o su concesión con carácter provisional.

El alto tribunal entiende que el Concello denegó el permiso por consideraciones urbanísticas, «pero es evidente que no puede otorgarse directamente la licencia ni como definitiva ni como provisional porque no resultó acreditado el cumplimiento de los restantes requisitos», estima el fallo judicial. Es decir, el Concello tendrá que seguir recabando informes para comprobar aspectos como el cumplimiento de las condiciones de accesibilidad, medidas de seguridad, distancias a otros establecimientos similares u otras autorizaciones sectoriales para determinar si acaba concediendo la licencia.

El fallo

La sentencia del TSXG es clara en que no se pueden plantear objeciones desde el punto de vista urbanístico. «Hemos de concluir que no cabe denegar la licencia por razones urbanísticas, habida cuenta de que se trata de un suelo urbano que dispone de todos los servicios. La actividad resulta admitida y no impide el desarrollo del área», concluyen los jueces.

«No cabe denegar la licencia por razones urbanísticas»

El Concello justificaba que, pese a que el edificio se encontraba en terreno urbano consolidado, tras la anulación del Plan Xeral de 2008 y la reviviscencia del planeamiento del 93, la zona pasó a integrarse en suelo urbano, pero dentro del ámbito de un Peri que también había sido anulado.

El Ayuntamiento se amparaba en las consecuencias de aquella anulación para denegar la licencia, aunque el uso recreativo se encontraba dentro de los permitidos por la ordenanza. El TSXG considera en cambio que, según la Ley de Suelo, son admisibles en el edificio las obras de conservación, así como las imprescindibles para el cambio de uso por alguno de los admisibles. Por otra parte, la empresa demandante aportó en el juicio un borrador del futuro Plan Xeral, donde se observa que vuelve a clasificarse el área como suelo urbano consolidado, al reunir todas las condiciones que exige la ley.