Un gol en el descuento da al Coruxo más de media salvación

la voz VIGO

VIGO

Oscar Vázquez

El Lealtad empató en el 87 y Chevi marcó el 2-1 para los vigueses en el 93

09 may 2021 . Actualizado a las 15:39 h.

Un gol en el tiempo descuento después de que el Lealtad empatase en el 87 le dio al Coruxo más de media permanencia. Marcó Chevi en una elaborada jugada final para salvar un partido que se puso de cara muy pronto y que se fue complicando de tal manera que el gol de Salazar privaba a los verdes de dar un salto definitivo. Un trance que los de Míchel Alonso salvaron con maestría.

El rombo formado por Mateo, Álex Ares, Moha y Silva hizo estragos en la primera media hora, en donde el Coruxo dio un recital de juego, con llegadas, oportunidades y el gol del delantero de Tomiño desde el punto de penalti. Fue a los 21 minutos cuando Manu ganó la línea de fondo tras un servicio de Moha y su centro fue cortado con el brazo por el visitante Iriondo. El árbitro señaló la pena máxima y Silva anotó con un tiro duro que tocó Mateusz, el portero polaco del equipo de Villaviciosa, tan poco ortodoxo como efectivo.

Porque fue el centroeuropeo el que mantuvo a su equipo con paradas de balonmano a claras ocasiones de Silva (una llegada y un tiro a bote pronto) y dos remates de Álex Ares llegado desde el costado derecho.

El Lealtad, que salió a las cinco de la mañana de Villaviciosa, despertó en el trecho final del primer tiempo, jugó en campo contrario, comenzó a colgar balones y tuvo en Unai Hernández, el lateral derecho, a su jugador más peligroso. Hasta por tres veces se plantó con opciones en el área pequeña.

La segunda mitad fue un correcalles. Sin centro del campo y con el Lealtad, que metió en el campo al gigante Saha, colgando balones y apurando en todo lo posible su juego directo. El Coruxo no tuvo la pausa necesaria para cortar la propuesta, poco a poco se fue acantonando y aunque los asturianos apenas tenían oportunidades, el marcador corto le daba una oportunidad que terminaron aprovechando. En el 87 Saha prolongó un balón de cabeza y Salazar empató con un golpeo certero.

El Coruxo se repuso del golpe y tuvo la paciencia necesaria para que Aitor Aspas y Esteban fabricasen a fuego lento la última ocasión en el área grande, lo que le posibilitó a Esteban filtrar un balón que Chevi convirtió en un gol que vale media salvación.