Un panadero acepta los delitos de abuso y acoso sexual durante un año a una empleada

La Voz VIGO / LA VOZ

VIGO

M. Moralejo

Le decías frases como  «te ha engordado el culo, qué bonito culo» o «tienes la boca muy grande, que suerte tiene tu novio»

07 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Un panadero de Vigo aceptó ayer los cargos de acoso sexual y abuso sexual -quince meses de cárcel y multa- cometidos contra una empleada durante un año. Ocurrió entre el 2018 y el 2019. En varias ocasiones dirigió a la misma diversos comentarios de naturaleza sexual, como «te ha engordado el culo, qué bonito culo», «tienes la boca muy grande, que suerte tiene tu novio», o «tienes las bragas mojadas». En otra ocasión, un día no determinado del mes de septiembre, cuando la empleada se encontraba en un altillo, para marcar en el calendario sus vacaciones, el condenado se acercó por detrás, a pocos centímetros de ella, rodeándola con los brazos y no llegando a tocarla ya que la otra empleada, estaba en la puerta que separa la zona de trabajo de la zona de atención al público.

En otra ocasión, ya en diciembre, encontrándose ambos solos, cuando la denunciante se encontraba cargando un saco de pan, se acercó a ella por detrás y le agarró por los pechos, poniendo la cara junto a la de su empleada y sacando la lengua, dándose la vuelta la denunciante y yéndose». A mayores, también en variadas ocasiones y en un tono jocoso, «le metía entre las piernas a la denunciante el palo de la pala de sacar el pan». En otra ocasión, cuando la denunciante conducía la furgoneta de reparto y «el investigado iba a su lado, le tocó el muslo, mientras le decía que estuviera tranquila».

Como consecuencia de la situación sufrida en el trabajo, la denunciante dejó de acudir al mismo antes de que terminara su contrato, sufriendo con ello un perjuicio económico además de un trastorno de estrés postraumático, que ha requerido para su sanidad, además de tratamiento médico y psicológico, de 180 días de perjuicio personal y quedándole una secuela.