Homenaje en la tumba de Déborah para pedir justicia 19 años después

Medio centenar de allegados guardaron un minuto de silencio en memoria de la joven


Vigo

La hermana y la madre de Déborah Fernández-Cervera han visitado esta tarde la tumba de la joven en el panteón de la familia José Barreras, en el cementerio de Pereiró en su recuerdo tras haber desaparecido y hallada muerta hace 19 años.

En la entrada colocaron un cartel: «En nuestra mente y nuestro corazón recordamos a las 16.850 desaparecidos y a sus familiares de toda España. ¡Justicia!». La hermana depositó un ramo de flores.

Fue una visita íntima aunque le arroparon 50 de allegados.

«Estamos cansados y no dudaremos en usar las armas que tengamos para demostrar que esto no es una caza de brujas, hay un sospechoso y pedimos que se haga justicia», dijo la hermana Rosa. 

La jueza de Tui que investiga el caso debe decidir en los próximos días si autoriza la exhumación de Déborah, fallecida a los 22 años, para que los forenses tomen muestras de ADN, comprueben si tiene fracturas y busquen nuevas pistas. Si la jueza da luz verde, tendrían solo un año para buscar pruebas antes de que prescriba el caso sin tener ningún investigado.

Fue una visita íntima, a la que también acudieron un hermano y María, otra hermana de Déborah. Les arroparon 50 de allegados ante el pabellón. La joven era miembro de la saga de los Barreras por parte de padre.

En el acto en memoria, Rosa, su madre, Rosa Neira, y el hermano se colocaron ante el umbral del panteón. Guardaron un minuto de silencio y rezaron un Padre Nuestro. Rosa fue la encargada de decir unas palabras: «Desde que Déborah se marchó, para mí vuestras muestras de cariño y apoyo no tienen precio, sois la gasolina que ha alimentado esta lucha y, sin duda, quiero que nos acompañéis hasta el último día». Recalcó que va a seguir la «pelea» por esclarecer la verdad.

Entre los asistentes estaban los abogados que examinan el caso, primas, amigas de Déborah y personas que se unieron tras leer el mensaje en las redes.

Un asistente, Ricardo Barcia, es un vecino de Bouzas que, hace años, estaba hipotecado y perdió su casa. Apoya a la familia y acudió con un coche decorado con las fotos de Déborah. «Me indigna lo que ha pasado, una muerte donde desapareces en Bouzas y apareces muerto a 40 kilómetros, que no digan que es natural. Esta familia está destruida, vengo a apoyar, a mí esto me puede. Hay muchas contradicciones».

El abogado Ignacio Amoedo que, asesora a la familia junto con su hermano Ramón, recalcó que «aquí hay una niña a la que le quitaron la vida». Y Rosa remató: «La única víctima es Déborah». El caso sigue abierto.

Empapelan la ciudad con miles de carteles de Déborah a un año de que prescriba el caso

e. v. pita

La familia de la joven desaparecida movilizó en las redes sociales a colaboradores tras 19 años buscando aclarar la verdad

La ciudad de Vigo ha quedado empapelada en la tarde del jueves con miles de carteles de Déborah, en los que lleva escrito el lema: «Asesinada en Vigo en 2002 ¿Justicia dónde estás? Justicia para Déborah». Hoy se cumplen 19 años de la desaparición de la joven viguesa Déborah Fernández-Cervera en la zona de Samil y Alcabre. Diez días después apareció su cadáver en O Rosal, a 40 kilómetros.

La familia movilizó en las redes sociales a cientos de colaboradores para que pegasen los carteles en todas las farolas del centro de la ciudad. Avenidas enteras de Vigo como García Barbón estaban concienzudamente empapeladas con la foto de la joven, a veces incluso dos ejemplares por farola. Sus allegados piden justicia porque sospechan que fue asesinada y quieren descubrir al autor del supuesto crimen antes de que prescriba el caso en el 2022, dentro de un año. La investigación se reabrió en el 2019 y corre a cargo de un juzgado de Tui.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Homenaje en la tumba de Déborah para pedir justicia 19 años después