5.000 nuevos casos de deudas desbordan los juzgados de lo civil de Vigo

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

Una avalancha de créditos rápidos, fondos buitre, tarjetas «revolving» y desahucios en cuatro meses atascan once tribunales. Piden refuerzos para tramitar los pleitos

30 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Estamos desbordados, no llega una solución y cada día los juzgados están peor. El grado de litigiosidad es altísimo, hay una avalancha de pleitos», dice una letrada de un tribunal de primera instancia. Estas salas se encargan de resolver los pleitos relacionados con dinero como deudas, indemnizaciones de aseguradoras o herencias. De los quince juzgados de este tipo en Vigo, solo once se dedican a deudas porque otros tres hacen familia y uno tramita en exclusiva las demandas de cláusulas suelo. Los once jueces especializados en deudas han sido sepultados por casi 5.100 nuevos pleitos en cuatro meses. La mayoría son reclamaciones presentadas por fondos buitre y empresas de recobro que compraron lotes de deuda, peticiones de morosos para anular los intereses abusivos de las tarjetas revolving, impagos de créditos rápidos de 300 a 600 euros, ejecuciones de desahucios de inquilinos que no pagan el alquiler y expulsiones de okupas. Muchos pleitos surgieron en la crisis del covid. «La gente está en ERE o se fue al paro y se queda atrapada con créditos de 300 o 600 euros», dice una letrada.

La situación obligó recientemente a celebrar una junta sectorial de jueces de primera instancia para pedir refuerzos. Lograron que el Poder Judicial les enviase dos juezas en prácticas y tienen la promesa de solicitar un nuevo juzgado, que haría el número 16, cuando sea posible.

Las cifras de trabajo están en niveles récord. De media, un juzgado tipo tramitó en el 2018 un total de 978 litigios (año de la huelga de funcionarios) y en el 2019 se dispararon a 1.297, un 30 % más. La pandemia tampoco dio tregua y se llegaron a 1.260 en el 2020. Lo normal es tramitar 800 casos al año y este año pueden terminar con más de 1.300. En el primer cuatrimestre del 2019 entraron 428 pleitos, en el 2020 hubo 318 (por el confinamiento) y en el 2021, se disparó a 461. Estas cifras son extrapolables para los once juzgados de deudas. En lo que va de año han recibido casi 5.071 expedientes nuevos.