La Diputación de Pontevedra acompaña a cinco familias que se suman a la querella argentina por supuestos crímenes del franquismo

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO

Un juzgado de Buenos Aires investiga fusilamientos, asesinatos, condenas a cadena perpetua y vejaciones por parte del Gobierno desde 1936 en España

23 abr 2021 . Actualizado a las 01:38 h.

Familias de cinco represaliados por el franquismo, acompañadas por la Diputación de Pontevedra, han entregado en el consulado de Argentina en Vigo nueva documentación para adherirla a la querella que tramita el Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Buenos Aires. El magistrado sudamericano investiga los supuestos crímenes de lesa humanidad y genocidio que le atribuye al Estado español desde el golpe militar del 18 de julio de 1936, la Guerra Civil y el régimen hasta finales de los años 70, ya en la Transición. La abogada Irene Francés, de Abogados Novos de Vigo, cree que la adhesión a la querella argentina será clave para eludir la impunidad y el silencio y la falta de investigación judicial de esos crímenes.

Los allegados reclaman justicia y reparación para cinco vecinos de las provincias de Pontevedra y A Coruña. Se trata del ex alcalde de Valga, Celestino Carbia, fusilado en 1937, el maestro de Teo Bernardo Mato, que murió malherido en septiembre de 1936 tras un interrogatorio de Falange, el sindicalista de CNT de Ponteceso, Carlos Abella López, condenado a pena de muerte conmutada por cadena perpetua, y a los vecinos de Ribeira, José Lijó (del comité de defensa de la República), fusilado en Santiago en 1937, y José Sieira, oriundo de Ribeira y asesinado en 1937 por estar vinculado a la CNT. 

Previamente, las familias de Alexandre Bóveda, Amancio Caamaño y Ramiro Pazo reclamaron en Buenos Aires por los asesinatos de A Caeira, en Pontevedra, en 1936. El proceso fue activado por la Diputación de Pontevedra en el 2019, que se presenta como acompañante de las familias de las víctimas.