Empresas de la automoción negocian nuevos ERTE por el parón de Stellantis

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera VIGO / LA VOZ

VIGO

Línea de producción PSA Vigo
Línea de producción PSA Vigo

La planta de Balaídos prolonga hasta el lunes su inactividad por falta de chips

16 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Gran parte del sector de la automoción de Vigo echa el cierre hasta el próximo lunes, arrastrado por el parón de la fábrica de Stellantis ante la falta de componentes electrónicos. El responsable de Industria de Comisiones Obreras, Celso Carnero, cifraba ayer en unos 15.000 los trabajadores de toda la automoción que se verán afectados por la paralización. Las empresas más damnificadas han sido las que trabajan directamente para Stellantis, como Faurecia, Lear Asientos y Denso. En el sector auxiliar ya se están negociando nuevos ERTE para cubrir los paros obligados.

La factoría de Balaídos, que emplea a más de 7.000 operarios, (600 de ellos en subcontratas) no puede producir porque no le han llegado chips a tiempo ya que minimiza sus stock de piezas para ahorrar gastos de almacenaje. Esta clausura hasta el lunes a las 6.00 horas afecta a sus dos líneas de producción, el sistema uno, donde se producen el Peugeot 2008 y el C-Elysee, y el sistema dos, donde fabrica las furgonetas de diferentes marcas del grupo: Citroën, Peugeot, Opel y también la Toyota Proace (Stellantis mantiene una alianza con el fabricante japonés para producir esta furgoneta para toda Europa). Con ello quiere abaratar el suministro y problema de logística que ahora está sufriendo en sus propias instalaciones.

Debido a los problemas logísticos, la empresa comunicó primero a los sindicatos y a los trabajadores la necesidad de parar la actividad en los dos sistemas de producción de la planta de Vigo la noche de ayer y durante todo este viernes en los tres turnos (mañana, tarde y noche). Pero ayer se decidió extender el cierre a todo el fin de semana porque no van a llegar componentes suficientes como para producir en las líneas el millar de vehículos previstos durante el fin de semana. Es decir, desde anoche y hasta el lunes se han dejado de facturar unos 4.000 coches y furgonetas. Hace unos meses no estaba previsto que se hiciese ninguna parada durante el mes de abril pero las tornas han cambiado, a pesar de que el grupo Stellantis prioriza la fábrica de Vigo entre sus factorías ya que produce los modelos que tiene más éxito de ventas.

Los sindicatos advierten que el problema no es por falta de demanda sino de falta de fluidez con los proveedores de los semiconductores. Estos microchips electrónicos se utilizan para numerosos dispositivos de los vehículos, desde los elevalunas a los sistemas de frenada y los airbags.

Para ajustarse al calendario laboral se utilizarán los mecanismos de flexibilidad habituales (como los días de adecuación y la bolsa de horas) y en los casos particulares en que pudiesen estar agotados esos días se aplicaría el ERTE acordado antes de Semana Santa. La falta de piezas que afecta a toda la industria de la automoción, derivada de la crisis de semiconductores y la incertidumbre que genera en los mercados la actual pandemia, llevó a aprobar un ERTE para sus dos líneas de producción y que podría afectar a 3.749 trabajadores durante un máximo de sesenta días hasta final de año. Los dos meses de suspensión solo se aplicarían después de agotar las bolsas de horas y los días de adecuación de cada empleado del grupo.